Saltar este contenido

El yate del segundo hombre más rico de Italia se pasea por aguas menorquinas

El "Moneikos" es propiedad de Alessandro del Vecchio, magnate del sector de las gafas de sol

Un buque espectacular.
Un buque espectacular.
El "Moneikos" es un superyate de gran belleza. Foto: Yacht-premiere.com


Con el calor azotando el Mediterráneo ya son varios los famosos y protagonistas de los círculos financieros que se están dejando ver por Menorca. Sin embargo, algunos lo hacen de forma muy discreta. Uno de los últimos ha podido ser Alejandro del Vecchio, magnate italiano del mundo de las gafas de sol. Su estilizado yate, bautizado como “Moneikos”, ha descansado en aguas próximas a Menorca -estuvo unos días fondeado en una zona cercana a Cala Macarella–  y en la actualidad ya se encuentra en las Pitiüsas. Cabe recordar que este tipo de barcos cuentan con embarcaciones auxiliares -motoras- que permiten a sus ocupantes acercarse a tierra sin tener que fondear en ningún puerto. Esto es lo que parece hacer ocurrido en esta ocasión.

El yate cuenta con un nombre de raíces griegas.
El yate cuenta con un nombre de raíces griegas.

Del Vecchio es dueño de Luxottica, corporación especializada en la fabricación de gafas de sol de primer nivel. El nombre de la empresa madre no es muy reconocible, pero sí el de las marcas de las que es responsable: Arnette, Ray-ban u Oakley son algunas de ellas. También fabrica para grandes nombres de la moda como Armani. Ralph Lauren, Bulgari o Chanel. Con este historial empresarial a sus espaldas no “chirría” que el magnate italiano -es el segundo hombre más rico de su país, sólo superado por Berlusconi– posea toda una joya del mar en forma de yate llamado “Moneikos”.

10 años sobre el mar

Este superyate de 62 metros de eslora fue construido en el año 2006, por lo que ya lleva 10 años surcando las aguas de medio planeta. Su bandera es de Reino Unido y destaca por su caso de aluminio en tres niveles y por estar equipado con la última tecnología. Su interior es de alto standing, lo que le convierte en un hotel de lujo que puede moverse a una velocidad máxima de 17 nudos.

Una vez abandone Ibiza y Formentera, quizá sus ocupantes decidan volver a Menorca. No serán los últimos grandes nombres de la yet-set en conocer de la isla durante este verano.

@jlgllagues


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.