Saltar este contenido

Llull y la Selección aplastan a Francia y pasan a semifinales en Rio (92-67)

Los de Sergio Scariolo muestran su superioridad ante un equipo galo sobrepasado por el acierto y la defensa española

Directos a semifinales.
Directos a semifinales.
Llull ha participado en el gran juego coral de España.


Repaso. Paliza. Hazaña. Y directos a semifinales en los juegos olímpicos de Rio de Janeiro. La selección española acaba de superar a toda una Francia por una diferencia de 25 puntos (92-67) y muestra sus credenciales en la competición. Todo el mundo teme a Estados Unidos y a la NBA. Quizá, también deberían empezar a hacer lo mismo con el equipo de Sergio Scariolo.

Comenzó el partido con las espadas en alto. Un descansado Tony Parker -no jugo contra EE. UU- y Pau Gasol se presentaban como los líderes de sus respectivos equipos. Sin embargo, era el también NBA Nikola Mirotic (23 puntos al final) quién dominaba en ataque. Sus 10 puntos tirando desde todos los ángulos decantaban la balanza. Los galos no podían pararlo. Sin embargo, todo estaba por decidir y en el electrónico mandaba un 19-16 para los españoles.

Willy Hernán-Gomez (16 puntos en el encuentro) tomaba el testigo del de los Chicago Bulls en el comienzo del segundo cuarto, anotando con facilidad ante Lauvergne y demostrando que puede jugar sin problemas en la NBA. En Nueva York deben estar frotándose las manos. La ventaja española se situaba entorno a los 10 puntos sin problemas, aunque cinco puntos consecutivos de Tony Parker acortaba distancias a cinco puntos (27-22).

La dupla Mirotic & Gasol abría heridas y la selección se iba al descanso con una ventaja de 13 puntos (43-30). El ex del Real Madrid ya sumaba 16 puntos, por nueve del timón francés de los San Antonio Spurs.

Un gran juego coral

En el tercer cuarto se confirmó lo que muchos equipos temen: España tiene un gran juego coral y la segunda unidad responde. Y convence. Incluso la tercera con Calderón como undécimo jugador. Abrines aún no suma. No caben todos.

Y es que Scariolo ha encontrado un segundo quinteto equilibrado –Chacho, Navarro, Claver, Felipe y Willy– que puede defenderse sin problemas ante cualquier selección. La ventaja ya se disparaba por encima de los 20 puntos.

El período final fue un puro trámite. Francia entregaba la cuchara -Parker se fue al banco a falta de tres minutos- y los españoles jugaban a placer.

Sergi Llull ha hecho su marca habitual de 10 puntos, acompañados de 4 rebotes y dos asistencias. Se ha marcado algunas suspensiones de mérito y ha demostrado que tiene piernas para irse con facilidad de estrellas NBA como Batum. Su caché sigue subiendo y cuando decida dar el salto los números que pondrán sobre la mesa los mandamases de Houston Rockets serán de escándalo.

Scariolo ha dado con la tecla. España defiende como nadie. Y anota con facilidad. Las semifinales están ahí. ¿Porqué no soñar con una final?

@jlgllagues


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.