Endesa
Saltar este contenido

El impresionante regalo del 75 aniversario de la cofradía del Via Crucis

La Capella Davídica, la Orquesta de Cambra Illa de Menorca y los cantantes Joan Pons, Maria Camps y Marc Sala firman un brillante concierto en la iglesia de Sant Francesc

Las dos interpretaciones de "Jerusalem!Jerusalem!", emocionaron al público.

“Regalo impresionante” el concierto que ha acogido la iglesia de Sant Francesc de Maó este lunes con motivo del 75 aniversario de  la fundación de la Cofradía del Vía Crucis. El calificativo no es exagerado. Bajo la batuta de Salvador Brotons, la Capella Davídica de la Catedral de Menorca, dirigida por Isabel Juaneda, la Orquesta de Cambra Illa de Menorca, el barítono Joan Pons, la soprano Maria Camps y el tenor Marc Sala, han ofrecido un vibrante concierto en la iglesia mahonesa.

En el programa, “Gallia” (“Lamentation, 1871) de Charles Gounod y “Las siete palabras de Cristo” (1867) de Théodore Dubois, y en el tiempo, la tercera vez que estas mismas composiciones eran interpretadas por los solistas, la formación orquestal y la coral en el marco de los Conciertos de Pascua que ésta última promueve cada año.

Pons y Sala, en un momento de la interpretación de "Las siete palabras de Cristo"
Pons y Sala, en un momento de la interpretación de “Las siete palabras de Cristo”

La complicidad entre todos los interpretes, la sobriedad del frío pero acogedor templo menorquín, la belleza de las piezas seleccionadas y su esmerada ejecución han conseguido conectar con el público en un concierto en el que se han multiplicado los momentos emotivos, entre ellos, y por duplicado, el del efectista “Jerusalem!Jerusalem!, final de la obra de Gounod, con coral y orquesta entregados, y una potente Camps.

Entre el primer final y el bis, arropados por las voces de la Capella y la OCIM, la soprano, Pons y Sala han ofrecido, además, el sencillo y efectista oratorio de Dubois, menos conocido que el homónimo de Joseph Haydn, igual de capaz esta tarde de emocionar a los asistentes que llenaban la iglesia.

fin

Al término del concierto, palabras de gratitud y entrega de detalles por parte de la cofradía del Vía Crucis que no ha ocultado su satisfacción porque la Capella les haya vuelto a acompañar en la efeméride como ya lo hiciera en sus bodas de oro. Y una invitación, que vuelvan antes de que pasen otros 25 años.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.