discovreymenorcaBonninsanso

Endesa
Saltar este contenido

El pan blanco tiene cada día más detractores

En contraposición, gana interés el pan hecho con cereales autóctonos, integrales o aquellos que no son de trigo

Una barra de pan
Una barra de pan
Los expertos en nutrición sugieren que comamos menos pan blanco, aunque sea más barato

En una entrevista reciente al Diario El País, Miguel Ángel Martínez-González advertía del peligro para la salud que supone el consumo abusivo de pan blanco horneado con harinas refinadas a nivel industrial. Este personajes es uno de los cerebros del mayor proyecto científico sobre dieta mediterránea, sus efectos en la salud y en la obesidad, la gran pandemia del siglo XXI. Este catedrático de la Universidad de Navarra, profesor visitante en Harvard, explicaba cómo lograr una sociedad más sana y alertaba sobre las tácticas agresivas de algunas empresas alimentarias.
Esto mismo lo corroboraba hace solo unos días en Radio Menorca Fernando Dobarro de la tienda Illa Sana. Nuestro sistema digestivo no está preparado para asimilar este alimento, excesivamente refinado, que, como decía Martínez-González; “es fundamentalmente un almidón, y nuestro cuerpo es supereficiente transformando el almidón en azúcar. Es como tomar glucosa. Basta con poner un poco de miga en la boca, enseguida sabe dulce. ¿Y por qué se molesta la industria en quitar el grano entero? Porque las harinas refinadas aguantan mejor. Son muy útiles comercialmente, pero les quitan la parte más nutritiva y que permite que se absorban los azúcares más lentamente. Le estamos dando a la gente, con el pan blanco, un combustible de rápida absorción. Y eso, especialmente cuando ya se tiene sobrepeso, cierta resistencia a la insulina, es una bomba. Habría que consumir menos y, preferiblemente, integral.”
Por su parte, Fernando Dobarro recuerda que en Menorca ahora se empieza a trabajar en la recuperación de un trigo autóctono; “el más adecuado para que sea asimilado por la dieta de los isleños”. Independientemente de ello, si nos animamos a aparcar el gluten, hay muchas opciones donde escoger, a veces poco o nada conocidas por el gran público; pan de espelta, maíz, arroz,…
Desde la experiencia de su herbolario de Maó, Fernando asegura que conoce a muchas personas con digestiones difíciles que han empezado a mejorar simplemente a partir de dejar de comer pan blanco barato.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.