Saltar este contenido

Los cinco consejos básicos para sobrevivir a las plagas de insectos

Con la llegada del verano, el calor y la humedad hacen proliferar la presencia de estos desagradables vecinos

O ella o yo
O ella o yo
Las plagas ya están en su momento álgido en Menorca, como todos los años por estas fechas


El verano es la época ideal para la reproducción de muchas especies de pequeños animales e insectos en Menorca y, además, abundan los alimentos, el tráfico de personas aumenta, las temperaturas aumentan y la humedad ofrece el momento de mayor actividad para estas especies. El problema aparece cuando un número elevado de esos animales deciden pasar el verano en masa en nuestros hogares y eso conlleva molestias, contaminación de alimentos, transmisión de enfermedades, picaduras, daños materiales y económicos.
Controlar la intrusión de estas plagas en lugares donde la presencia humana es privada, es posible. La seguridad y protección individual ayudan a preservar nuestra calidad de vida social y la salud medioambiental. Sobre todo, en verano, es de suma importancia evitar las propagaciones. Lo más recomendable es pedir ayuda profesional para evitar mayores riesgos, tanto de salud clínica como ambiental. Es fundamental abogar por medidas preventivas de calidad; debemos concienciarnos de que es mejor prevenir que curar. Aunque, a veces, es demasiado tarde y necesitamos contratar los servicios profesionales de Control de Plagas. Por lo pronto les brindamos los cinco consejos básicos que nos ayudarán a evitar que nos molesten los bichos.

No acumular agua estancada.
Un cubo en el jardín, un plástico que esconde una pequeña balsa de agua. Son muchos los ejemplos que podrían pasar desapercibidos pero que son el caldo de cultivo de larvas de mosquito (también mosquito tigre) que nos puede amargar la existencia.
• Evitar olores atrayentes que provengan de basuras, con una ventilación adecuada y mantener limpias las mesas y los muebles de cocina de los restos de comida.
Siempre es un buen consejo recoger las cosas y ser limpios. Suele suceder que en verano hacemos mucha vida en el exterior (terrazas, barbacoas) y si no recogemos bien las cosas al acabar, por la noche y habiéndose retirado las personas, muchos animales siguen el banquete que se les ha dejado imprudentemente. De la misma manera, los restos de poda del jardín no conviene acumularlos. Eso también es un punto de atracción de insectos o animales.
• Tapar bien posibles grietas de lavabos, fregaderos y desagües.
Al poner el tapón, nada sale y nada entra. Si hay una grieta, por pequeña que nos pueda parecer, hay un punto por el que pueden colarse hormigas u otros insectos rastreros.
• Conservar una temperatura óptima.
Si sabemos que a las desagradables cucarachas les encanta la oscuridad, el calor y la humedad, evitemos estos elementos. En general, ayuda bastante controlar la temperatura ambiente para hacerla más agradable a nuestro gusto pero también para que no lo sea tanto al resto de especies que hemos descrito.
• Revisar el pelaje de las mascotas, especialmente, el de los perros.
Muchas mascotas conviven entre nosotros y, sin pretenderlo, son portadores de parásitos que se aprovechan de esta condición para entrar en casa.


Comentarios (2)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.