discovreymenorcaBonninsanso

Endesa
Saltar este contenido

EL CERCLE D’ECONOMIA DE MENORCA INSTA AL GOVERN A PRESENTAR UN PROYECTO DE LEY QUE RESUELVA EL PROBLEMA DEL ALQUILER TURÍSTICO VACACIONAL Y APORTE SEGURIDAD JURÍDICA

Una opinión del Cercle d'Economia de Menorca


Los pisos turísticos son una realidad y han venido para quedarse. Son un fenómeno global que se enmarca dentro de lo que llamamos economía colaborativa que se da no sólo en las grandes urbes mundiales, sino también en las principales capitales y zonas turísticas españolas.

En la era de internet no se pueden poner puertas al campo. Menorca no es una excepción. Abramos un paréntesis. El turismo de sol y playa desde hace unas temporadas se ha incrementado notablemente en nuestra Isla gracias, en parte, al viento de cola que ha supuesto para Baleares la inestabilidad política de otros destinos del área mediterránea que en su día fueron competidores directos de nuestras islas. Esta circunstancia ha motivado, sin duda, que Menorca haya perdido el encanto de años atrás cuando alardeábamos de contar con un turismo no masificado donde los visitantes podían gozar de los encantos de una costa no excesivamente urbanizada y de unas playas vírgenes que tenían muy poco que ver con las zonas saturadas de buena parte del resto del archipiélago.

Reconozcamos que el momento dulce que vive hoy el turismo en Menorca nos ha superado y que no hemos sido capaces de hacer realidad lo que mayoritariamente los menorquines manifestamos a los cuatro vientos en cuanto tenemos ocasión. Queremos un turismo de calidad donde el mayor aliciente del visitante al viajar a Menorca no sea el socorrido sol y playa, sino que la principal motivación sea la posibilidad de vivir experiencias que tengan más a ver con el entorno natural y paisajístico, la cultura, la gastronomía, el senderismo, los deportes náuticos, etc. y, como demanda añadida, la atención, el buen trato y la profesionalidad del tejido empresarial y personal humano que atiende la demanda turística de Menorca.

¿Estamos a tiempo de reconducir esta situación? Sinceramente, pensamos que es difícil pero no imposible. En último extremo dependerá exclusivamente de nosotros mismos y de qué tipo de medidas implementemos para frenar la saturación de los meses punta de la temporada. La connivencia y el consenso público-privado en la gobernanza del sector turístico menorquín puede ser determinante de cara a conseguir este golpe de timón que nos sitúe definitivamente en la senda de lo que supone, desde el punto de vista turístico, ser consecuentes con la Menorca, Reserva de Biosfera, y, además, aspirar, como museo al aire libre que es la Isla, alcanzar un día la distinción de ser Patrimonio de la Humanidad.

Pero volvamos al tema de las viviendas turísticas de alquiler que es el motivo principal de esta comunicación del Cercle.

La problemática de las viviendas turísticas nos puede complicar las cosas a corto plazo y su proliferación juega claramente a favor de una mayor saturación turística de nuestra Isla. No hay duda; la oferta incontrolada de los pisos turísticos a través de plataformas digitales como B&B, Airbnb, Niumba o Wimdu, si no se controla y regula adecuadamente, favorecerán, insistimos, la masificación de la Isla.

A continuación detallamos una serie de medidas, puede haber muchas más, que a nuestro entender regularían el mercado de las viviendas turísticas.

a) No nos parece aceptable, de entrada, que en edificios plurifamiliares exista este tipo de oferta, cuando estén destinados a viviendas para residentes, por su ubicación en los núcleos urbanos.

b) Estas viviendas turísticas deben contar con unas condiciones mínimas de seguridad, salubridad y habitabilidad y deben someterse, como los establecimientos turísticos reglados, a una evaluación de calidad del servicio, a los controles administrativos pertinentes y cumplir, obviamente con la fiscalidad que les sea propia.

c) Todas las viviendas turísticas que se ofrezcan a través de las distintas plataformas de comercialización y digitales deben contar con las correspondientes licencias, haciendo constar su numeración y características. Para las viviendas que se publiciten sin contar con la correspondiente licencia, se debe tipificar las infracciones con un régimen sancionador claro y disuasorio.

El Cercle d’Economia de Menorca lamenta que, después de varios meses de tramitación, gestiones y reuniones, el texto aprobado por el pleno del Parlament balear el pasado 18 de julio no resuelve ni aclara el problema del alquiler turístico vacacional en Baleares. El texto aprobado, como ha tenido que reconocer el mismo Govern, introduce más confusión e incrementa la inseguridad jurídica.

Al mismo tiempo, el Cercle d’Economia de Menorca insta al Govern a asumir su responsabilidad política con la presentación al Parlament de un proyecto de ley clarificador, bien redactado técnica y jurídicamente, que aporte criterios claros para la ordenación y regulación del alquiler turístico vacacional, y, sobre todo, que aporte seguridad jurídica, y con la voluntad de haber alcanzado previamente el máximo consenso con el sector.

En cualquier caso, el Consell deberá ser diligente y riguroso a la hora de hacer cumplir la preceptiva legislación que finalmente se dicte.


Comentario

  1. estoy de acuerdo con el cercle de economia , hay que distinguir entre las viviendas urbanas turisticas y las interurbanas ademas la ley es ambigua y no ampara a los apartamnetos que quieren estar legalizados.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.