discovreymenorcaBonninsanso

Endesa
Saltar este contenido

En diez años Menorca podría quedarse sin pescadores

La falta de mano de obra en la Isla apunta hacia el final de este oficio ancestral

¿De dónde vendrá el pescado si no hay quien lo pesque?
¿De dónde vendrá el pescado si no hay quien lo pesque?
Poco a poco, la actual mano de obra va envejeciendo y no hay repuesto

Javier Llopis es el presidente de la Cofradía de pescadores de Maó y tiene claro que hoy en día la gente joven “no quiere ser pescador”. “El principal inconveniente es la falta de seguridad. Nunca sabes si llenarás las redes o no. Hay que levantarse muy temprano por la mañana, no hay días de fiesta y si cambia el tiempo es posible que tengas que resignarte a no salir del puerto”.

Y no es un trabajo fácil. Con este panorama, de poco sirve pensar que alguien se interesará por echar las redes. La falta de renovación generacional apunta, según Llopis, “a que en una década o poco más se acabará la pesca”.

“La gente que trabaja en este oficio ya no es tan joven como antes. En su caso, es esencialmente vocacional puesto que lo ha vivido desde pequeño y le viene de familia”.

Pesimista o realista, Llopis sigue saliendo como antaño porque es su forma de vivir y de ver la vida. Existen algunas ayudas puntuales al sector pero son pocas y no quieren depender de ellas.


Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.