discovreymenorcaBonninsanso

Endesa
Saltar este contenido

Un examen de la OTAN

A prueba.
A prueba.
El Ejército debe demostrar que están capacitados para comandar la NRF. (FOTOS: T.M.)

La base de San Isidro en Maó acoge hasta el próximo 13 de octubre unos ejercicios de la Alianza Atlántica para comprobar la capacidad del Ejército español para poder comandar la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF según sus siglas en inglés). Este domingo los militares acogieron la visita de autoridades civiles y representantes de la prensa para mostrar estas maniobras que arrancaron el jueves en su ejecución aunque llevan preparándose desde hace semanas y llevan por título Brilliant Sword 2017.

Se trata de la última fase de certificación de la Fuerza de Respuesta de la OTAN  que deben concluir en 2018.

Las unidades del Mando Componente de Operaciones Especiales (SOCC por sus siglas en inglés) que establecen el puesto de mando están ya en el terreno, en la Base “San Isidro”,  desde hace semanas realizando las actividades de instalación. Se trata, principalmente, de la Unidad de Apoyo al Cuartel General (HQ Spt Unit, como se la conoce) y la unidad de sistemas de comunicación (Signal Unit).

El ejercicio en si tiene por objetivo revisar medios y procedimientos para la evaluación y consiguiente certificación OTAN del Cuartel General del SOCC.

Además de la mencionada Signal Unit, proporcionada por el Mando de Transmisiones del Ejército, también participa  en Menorca el Batallón de Cuartel General (BCG) del SOCC HQ, generado sobre la base del BCG del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Valencia –que integra la unidad de protección de la Infantería de Marina de la Armada (UPROT)– y el “Dragon Fly”, el destacamento de comunicaciones que la OTAN pone a disposición de NRF para la conectividad con el resto de la Alianza.

Personal del Regimiento de Transmisiones 22, con servicios CIS en el Centro de Comunicaciones (CECOM), y de la Base ‘San Isidro’ también está apoyando este esfuerzo colectivo de las Fuerzas Armadas españolas. Además, se ha contado con el apoyo del Ala 31 del Ejército del Aire para el despliegue de personal y material.

Todo el despliegue está coordinado por la célula logística del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE), base del cuartel general del SOCC.

El próximo paso será la ejecución del ejercicio que ya se lleva a cabo en la  Base San Isidro y en instalaciones de la Base Alférez Rojas Navarrete, ambas del Ejército de Tierra, donde desplegarán elementos necesarios para mayor realismo en la ejecución del ejercicio.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.