discovreymenorcaBonninsanso

Endesa
Saltar este contenido

Comer mal es una tentación en la que están cayendo la mayoría de niños menorquines

La nutricionista Noemí García es la invitada de la Cooperativa San Crispín para ofrecer varias charlas sobre el tema

Comida basura
Comida basura
Los jóvenes menorquines comen mal y eso les pasará factura en su salud el día de mañana

La primera de las conferencias tuvo lugar en el aula de cocina que la propia Cooperativa San Crispín tiene en sus instalaciones del polígono La Trotxa de Alaior. Allí, García ofreció un recorrido por lo fundamental de una alimentación sana y, con datos, explicó que a los padres y educadores se nos ha ido el santo al cielo a la hora de planificar una dieta saludable para nuestros hijos.

El problema es tan grave que en Europa occidental ya hemos alcanzado (y sobrepasado) los niveles de obesidad infantil, diabetes y problemas cardiovasculares de Estados Unidos, donde hace años que se observa una tendencia hacia el consumo de comida basura.

En la mayoría de los alimentos procesados existe una relación de grasas y azúcares que no convienen al cuerpo humano. Aunque los alimentos ya salen de fábrica con una cantidad limitada, existe un claro abuso de su consumo por parte de los niños. La bollería es un claro ejemplo.

Los malos hábitos cunden y son difíciles de cambiar por una alimentación basada en aquello que indica la dieta mediterránea:

-Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición.
-Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos.
-El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y, especialmente, sus variedades integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.
-Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
-Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogur y quesos.
-La carne roja se tendría que consumir con moderación. Las carnes procesadas, en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.
-Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.
-La fruta fresca debería ser el postre habitual, mientras que los dulces y pasteles sólo ocasionalmente.
-El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino, debe tomarse con moderación y mejor durante las comidas.

El lunes se ha programado una nueva conferencia de Noemí García. Esta vez se ofrecerá en el local de la ARC de Es Migjorn.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.