Saltar este contenido

Quince embarcaciones controlarán el fondeo sobre posidonia los próximos dos veranos

Tres operarán en zonas de Menorca como Son Saura, Ciutadella, Punta Prima, Illa de l'Aire, Llucalari y Calescoves

Vigilancia en el agua.
Vigilancia en el agua.
Menorca dispondrá de tres embarcaciones de control de fondeos sobre posidonia.


El servicio de control de fondeo y vigilancia sobre posidonia en las Islas Baleares se refuerza de cara a los dos próximos veranos. El Instituto Balear de la Naturaleza (IBANAT) destinará 970.000 € entre 2018 y 2019 en un operativo compuesto por quince embarcaciones que también asesorarán para el fondeo entre junio y septiembre. Esto supondrá cinco embarcaciones y 185.000 € más, cada año, respecto del contrato de 2017. En el caso de Menorca habrá tres naves de vigilancia permanentemente .

También se amplían las zonas de servicio. Así, en Mallorca habrá cinco embarcaciones ubicadas en las bahías de Pollença y Alcúdia, en las montañas de Artà (parte marina del lugar de interés comunitario), en Cala Figuera (dentro del ámbito marino del paraje de la Serra de Tramuntana ) y en el archipiélago de Cabrera (parte norte del LIC), además de ampliarse por las zonas de la costa de Levante, Portocolom y el área marina del cabo de Cala Figuera y la zona de Calvià.

En la isla de Menorca dos embarcaciones trabajarán en las zonas del Arenal de Son Saura y el área marina del sur de Ciutadella, y se ampliará hacia la cala de Llucalari a Calescoves y en el área marina de Punta Prima – illa de l’Aire.

En las Pitiusas, tres embarcaciones trabajarán en Ibiza en los límites del Parque Natural de Ses Salines cubriendo el área marina de Tagomago al norte de Ibiza. En cuanto a Formentera, donde se concentra el mayor número de fondeos, cinco barcas cubrirán las Salinas de Ibiza y Formentera, el área marina de playa de Tramontana y el área marina de Cala Saona.

Otras zonas quedarán vigiladas por medios propios del IBANAT, con dos barcas en Ibiza y una en Menorca o con acuerdos con otras administraciones o responsables competentes. En todo caso, se podrán transportar las embarcaciones de vigilancia para dar servicio a otras zonas.

El nuevo contrato incluirá el asesoramiento al fondeo para embarcaciones de grandes esloras en zonas arenosas (principalmente a embarcaciones de entre 15 y 110 m), con el fin de evitar cualquier afección sobre la posidonia, así como información y vigilancia sobre otros aspectos de la normativa de parques, de los lugares de interés comunitario (LIC) o del Decreto de posidonia una vez que esté vigente.

Hay que recordar que el verano pasado se asistieron 6.678 embarcaciones en las Islas Baleares; 1.409 en Mallorca, 285 en Menorca y 4.984 en Ibiza y Formentera. Además, se  informó a 5.000 embarcaciones y se  entregaron 45.000 folletos. También se  puso en marcha el protocolo posidonia con el 112 y la Central de Incendios Forestales y se hicieron las reuniones de coordinación con los diferentes organismos competentes en el mar y otros representantes implicados.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.