Saltar este contenido

“No se debe cobrar por salvar a una persona, la vida no tiene precio”

Entrevista a Miguel Félix Chicón, jefe del centro de coordinación de Salvamento Marítimo en las islas

Imagen de un rescate de Salvamento Marítimo.
Imagen de un rescate de Salvamento Marítimo.


Su historia de amor con el mar surgió en el Estrecho de Gibraltar. Siendo niño, observaba el ir y venir de los barcos y buques día tras día y decidió dedicar su vida a este medio “tan bonito y duro, a la vez”. Miguel Félix Chicón es desde hace 22 años el jefe del centro de coordinación de Salvamento Marítimo de Balears. Este año sopla 40 velas de su primer embarque: cuatro décadas plagadas de historias curiosas, duras, emotivas y sorprendentes. Y siempre, bajo el mismo lema: “La vida humana no tiene precio”.

 

¿Cómo se portó el mar en 2017?

En términos de número de incidencias y gravedad, muy similar a 2016: rondamos las 600 en aguas de Balears. Empezó el año un poco más fuerte de lo normal, e incluso en julio fue bastante más intenso que el mismo mes de 2016. Sin embargo, en agosto se estabilizó y finalmente quedamos muy a la par.

¿Por qué subieron en julio?

Aumentó el número de usuarios, por tanto, hay más probabilidades de que haya incidentes marítimos. En agosto, no obstante, disminuyó no porque no hubiese menos usuarios sino porque la meterorologia se comportó bastante bien.

También fue un año destacado de llegada de pateras.

Sí, pero también es cierto que nada en comparación con lo que pasa en el sur de este país. Nuestros compañeros de allí hacen frente a una realidad muy, muy dura.

Miguel Félix Chicón.
Miguel Félix Chicón.

Para que el lector se haga idea, ¿con cuántos efectivos cuenta Salvamento en Balears?

Tenemos seis embarcaciones de intervención rápida, un buque de Salvamento -el Marta Mata- que es un remolcador itinerante; luego está el helicóptero con base en Son Sant Joan, y por último, dos lanchas más pequeñas que gestiona Cruz Roja: una en Sant Antoni de Portmany y otra en Port de Sóller. En verano todos estos recursos trabajan sin descanso, en invierno la actividad baja. No obstante, en el centro de coordinación de salvamento marítimo (CSS) siempre hay guardia 24 horas, con dos personas.

Balears tiene un mar “diferente” por el componente turístico. ¿Es una presión extra?

La estadística nos dice que somos el centro de salvamento de todo el Estado que más operaciones de salvamento gestiona, pero no que el que más personas rescata. Eso es de nuestros compañeros de Sur que hacen frente al fenómeno de la inmigración irregular. Para que se haga una idea: a nivel nacional las embarcaciones de recreo suponen un 50-55 por ciento de los incidentes. En Balears, sube al 90 por ciento. Y siempre es igual, año tras año, siempre hay un pico muy pronunciado en verano. Concretamente en agosto, se acumulan prácticamente un tercio de todos los incidentes del año.

La famosa saturación turística, también en el mar.

Claro, hay más usuarios, lo cual implica más incidencias.

¿Cómo cree que ven los extranjeros su servicio?

No quiero ser pretencioso, pero las encuestas que rellenan tanto españoles como extranjeros, apuntan a que se sienten satisfechos del servicio. Siempre habrá alguien que te diga que hemos tardado en llegar a rescatarlos, pero créame que si es así, es porque estamos con una urgencia mayor.. Somos en total 80 personas prestando servicio y disponemos de nuestros medios y también de todo aquel ajeno que sea susceptible de ser movilizado, desde la Guardia Civil, la Armada, un buque civil, un pesquero o clubes náuticos. En el Sorrento, por ejemplo, se movilizó a toda una flota y se coordinó para aquí. En el caso del ferry Tariq Ibn Ziyad, la tripulación pudo contener el fuego y llegaron al Puerto de Alcúdia.

¿Cuáles son las emergencias más habituales?

Fundamentalmente, quedarse a la deriva porque se ha averiado el barco. Si vas en coche y se estropea, paras y ya. En el mar no, el mar es un medio hostil. Si no atiendes esa emergenica con la debida diligencia, puedes ir a peor. Luego están las emergencias de mayor entidad, y que suponen evacuación medica o las varadas o embarracamientos involuntarios. Cuando hay un temporal no hay que permanecer en el fondeo sino elevar ancla y buscar un puerto de refugio. Si no haces nada, lo normal es que el ancla se arrastre por el fondo y te vayas a las piedras.

Y destrozas, de paso, la posidonia.

Jamás se debe fondear encima de posidonia, nunca, y no solo por una cuestión ecologista sino por seguridad. Los marinos sabemos desde tiempos ascentrales que no es seguro. Yo entiendo que todos queremos fondear en los mejores sitios y pòr eso se masifican, pero eso puede suponer un peligro porque no hacemos la maniobra de fondeo como se debe.

¿Se encuentran con muchos problemas a causa del alcohol o la droga a bordo?

Nosotros no entramos en eso, no es competencia nuestra. Sí que se ha dado algún caso en el que parecía que podrían ir afectados pero nosotros atendemos la emergencia y en caso sospechoso avisamos a la Guardia Civil. Para que vea que no se puede prejuzgar nada: hace dos años recibimos una comunicación de un barco de un hombre que hablaba muy raro, podría parecer que efectivamente iba ebrio… Fuimos a atenderlo y resultó que era una persona sorda. Se le había caído su compañero al agua hacía horas y no se había dado cuenta hasta que no golpeó contra un islote. Hicimos una zona de búsqueda muy amplia y lo encontramos con vida. Por eso digo que nosotros no estamos aquí para juzgar ni prejuzgar: solo actuar.

No como se hizo en el incidente del Angliru…

Jamás puedes reaccionar así. Aunque lleves la razón, la vida humana no se puede poner en peligro bajo ninguna circunstancia. Somos un servicio público.

¿Hay que cobrar en los casos de clara negligencia?

Vayamos por partes: Salvamento Marítimo pasa factura cuando lo que se rescata es un bien. Un remolque o una asistencia a una embarcación, se traduce en una factura tipificada en el BOE. Ahora bien, si se rescata a una persona, no. Si hay un hombre al agua, se moviliza lo que haga falta. La vida no tiene precio. Además, para cobrarlo habría que determinar que fue una negligencia.

Le pongo un caso claro: el estado del mar es endemoniado, está avisado y anunciado y yo salgo con mi barco.

Mi opinión personal, no. No se puede cobrar el salvar vidas. Esto es un servicio público que se alimenta de los Presupuestos Generales del Estado. ¿Quién demuestra que fue una negligencia? Tendría que ser un agente de la autoridad que presenciase en el caso y levantase acta… Y créame que en esos momentos, no estamos para eso. Algunos dirán “¡Hombre! Es que bajar un Torrent de Pareis en chancletas no es muy de iluminados”. Vale, es cierto. Pero no es motivo de cobro. Podrías, incluso, estar hasta conculcando el derecho constitucional de las personas a la libre circulación.

¿Les dan mucho trabajo los cruceros?

Por lo general no. Tienen bastante seguridad. Suelen ser casos concretos de personas de una cierta edad que, como hay buffet libre, caen en indisposiciones y hay que sacarlos por orden del médico.

Por último, cuáles son los consejos fundamentales que le da a cualquier navegante.

Lo primero, consultar la informacióon meteorológica. Lo segundo, tener nuestro barco preparado: no hay mayor seguro que nuestro propio barco. Solo abandonarlo en última instancia si se está hundiendo o hay un incendio.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.