Saltar este contenido

La sobrepesca con barcas de bou en Menorca pone en riesgo los recursos del lecho marino

La diagnosis de un estudio de la "Estación de Investigación de La Mola" pone en evidencia los efectos de la pesca de arrastre

En el fondo, se podría pescar de manera más inteligente
En el fondo, se podría pescar de manera más inteligente
El futuro de los recursos está en juego


La figura de protección del canal de Menorca surgió precisamente para la protección del fondo que, sumido al continuo pasar de las redes que “rascan” el lecho, estaba en serio peligro. La biodiversidad precisaba ser protegida. Según datos del Ministerio, la zona del canal de Menorca presenta una plataforma continental subhorizontal con profundidades medias de 80m y una profundidad máxima de 130m.

Presenta una pendiente suave hacia el NO, estando limitada al norte y al sur por taludes pronunciados y constituye el 19% de la plataforma continental entorno a las islas de Mallorca y Menorca. La ruptura de la pendiente en el borde de la plataforma continental se produce a los 200 m de profundidad aproximadamente.

Los fondos de esta plataforma presentan una alternancia de fondos sedimentarios detríticos calcáreos de origen biogénico, formados por arenas, cascajos y gravas. Las corrientes predominantes (NO y SE) en determinadas zonas generan acumulaciones diferenciadas de estos materiales, constituyendo fondos sedimentarios dinámicos con morfologías características como son los megaripples y las dunas submarinas.

Se presentan también caracterizando grandes extensiones de la plataforma en el Canal de Menorca, fondos de rodolitos (fondos de mäerl) asimilables a gravas, pero formados por el crecimiento de algas calcáreas de vida libre, y en ocasiones con especies similares a las que forman el coralígeno, que se presentan hasta más allá de los 100 m de profundidad y que constituyen uno de los hábitats de mayor biodiversidad del Canal. También aparecen afloramientos rocosos esparcidos, más comunes por la zona N en áreas más cercanas a las costas de Menorca.

Pero en el estudio de la Estación de La Mola se abordan los datos recogidos en otras zonas de Menorca. El mensaje que han querido transmitir con estos datos es que el uso responsable e inteligente de los recursos es lo único que puede garantizar su continuidad futura.

La Estación -gestionada por el Govern de les Illes Balears y el Centro Oceanográfico de Baleares (COB) del Instituto Español de Oceanografía (IEO)- y el Institut Menorquí d’Estudis (IME) organizan unos seminarios científico-técnicos mensuales, con la finalidad de poner en común conocimientos y estar al día de la investigación que se lleva a cabo en Menorca. Enric Massutí presentó los datos de este estudio el pasado viernes.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.