Saltar este contenido

El exceso de nitratos de Maó procede del uso de fertilizantes con amoníaco

Toda el agua de la ciudad supera los límites marcados por la OMS

El agua del grifo en Maó tiene exceso de nitratos.
El agua del grifo en Maó tiene exceso de nitratos.
El Ajuntament de Maó se marca como objetivo recuperar la calidad del agua corriente y para ello contrató un informe que ha determinado las causas de la contaminación.


El agua de consumo de Maó padece un exceso de concentración de nitratos en todo el término municipal. Esto obedece al uso excesivo de fertilizantes amoniacales. Así lo indica  un estudio encargado por el Ajuntament de Maó a la empresa Geoserveis, especializada en determinar el estado cualitativo de las aguas subterráneas.

El estudio ha contado con la participación del Departamento de Mineralogía, Petrología y Geología  Aplicada de la Universidad de Barcelona, ​​y ha permitido determinar por primera vez en Menorca, cuál es el origen de los nitratos en varias muestras de agua, mediante un análisis de los isótopos de las aguas subterráneas. El estudio isotópico es bastante concluyente, al indicar que el nitrato presente en las muestras analizadas procede mayoritariamente de fertilizantes amoniacales.

Los trabajos desarrollados también han permitido definir aquellas áreas donde la extracción de agua para abastecer la ciudad está afectando negativamente el acuífero y, por ello, resulta necesario reducir el bombeo en una serie de pozos. De este modo, se han establecido unos volúmenes óptimos de bombeo para cada pozo, en función de su capacidad y la misma sostenibilidad del medio hidrogeológico.

La reducción de extracción de agua en los pozos más afectados implica que, necesariamente, se deban buscar alternativas, como la construcción o adopción de nuevas captaciones. Es muy importante destacar que si el sistema de abastecimiento de Maó cuenta con nuevos pozos para abastecer a la población, éstos no han de implicar un incremento de la extracción del agua del acuífero, ya que el objetivo que se persigue es que los volúmenes extraídos no se concentren en unos lugares determinados, sino que sean más repartidos. 

Cabe señalar que desde el mes de marzo las analíticas del Ajuntament de Maó sobre los niveles de nitratos muestran que todas las redes de suministro superan los 50 miligramos por litro que establece la Organización Mundial de la salud (OMS) como tope para que el agua sea totalmente potable. En Favaritx, Es Grau y Cala Llonga se pasa de los 70 mg. Para la OMS, el agua que contenga entre 50 y 100 mg aún es potable pero se aconseja que ni los niños pequeños ni las personas con enfermedades crónicas la beban para que su salud no se vea afectada.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.