Saltar este contenido

Desazón en el sector turístico menorquín

Las cifras de turismo británico bajan de manera destacada, mientras que Mallorca e Ibiza mantienen el tipo

Playa sin gente
Playa sin gente
Los hoteleros menorquines ven como vienen menos clientes


El sector turístico de la isla sabía que este 2018 cambiaría el panorama; por un lado ya no habría los denominados turistas “prestados” puesto que varios mercados competidores cercanos ya estaban de nuevo en la oferta de las agencias de viaje. Por otro lado el Brexit marcaría un esperado descenso de turistas debido al menor poder adquisitivo de estos clientes.

Lo que molesta a los analistas que siguen los datos en el sector privado es ver cómo los porcentajes mejoran en las islas vecinas pero no lo hacen en Menorca. Por eso se ponen en duda las políticas que se han venido desarrollando desde el Consell, donde han apostado por dar a conocer las potencialidades de nuestra isla en las temporadas media y baja por entender que en los meses principales del verano no se precisa dar más promoción.

En este punto difieren los hoteleros que ven como sus números se desinflan cuando más deberían crecer. A expensas de las valoraciones de final de temporada (que son las que ofrecerán si la táctica promocional del Consell son correctas) los hoteleros ya están advirtiendo que vamos hacia un 2018 que arrojará peores cifras de negocio de las esperadas.

El modelo

Algunas voces proponen dejar de depender de la touroperación para no tener que depender también de los precios que exigen los clientes. Otros piden mantener los precios y, en todo caso, ofrecer más o mejor servicio al cliente. Con la reapertura de destinos como Túnez, Egipto o Turquía, muchas familias plantean sus vacaciones en lugares donde le saquen más partido a sus euros (o libras). Pero el juego del justiprecio para unas vacaciones es peligroso.

Los touroperadores quieren marcar las condiciones y los precios y eso puede garantizar llenar el establecimiento en verano. La cuestión es preguntarse si compensa. Por otro lado, mantener los precios y ofrecer más servicios al tiempo que se promociona la temporada media, ¿es factible? Otra duda es saber cómo se puede gestionar los recursos económicos de los que dispone la Fundación del Fomento del Turismo para acertar con una promoción hacia el exterior e, incluso, en la promoción de acciones que se desarrollan en Menorca de cara a atraer el turismo.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.