Saltar este contenido

(Fotos) El Consell habilita para visitas el yacimiento de na Comerma de sa Garita…

Na Comerma de sa Garita
Na Comerma de sa Garita
Buena parte de su interés radica en las columnas y el muro exterior.


Situado muy cerca del poblado talayótico de Torre d’en Galmés y junto al sepulcro megalítico de Ses Roques Llises, na Comerma de Sa Garita es un tipo de monumento único en el panorama de la arqueología menorquina. Está formado por un gran recinto de planta absidal, cubierto por grandes losas, que se abre a un gran patio rodeado por un muro ciclópeo, que estaría a cielo abierto.

El edificio principal tiene planta absidal irregular, con un muro de doble paramento. Este muro, en el paramento exterior, llega a conservar hasta 2 m de altura. Esta parte del edificio mide 16 m de este a oeste y 10 m de norte a sur.

Su interior contiene una serie de columnas arquitravada: actualmente se conservan 10 columnas y 6 losas de la cubierta. Las columnas son polilíticas (formadas por varias piedras) y algunas tienen hasta 7 tambores (piedras).

En este recinto destaca, sobre todo, una “columna” situada en el ángulo nordeste del recinto porticado, que tiene forma de taula, aunque su ubicación no sigue la disposición habitual de los recintos de taula.

A este edificio se adosa un gran patio a cielo abierto, de unos 270 m2, y de planta irregular, al que se accede por una puerta con un dintel, la cual actualmente está caída.

Dado que aún no se ha hecho ninguna excavación arqueológica, se desconoce por ahora la funcionalidad y la cronología exacta de este edificio, pero es posible que se trate de una estructura relacionada con prácticas religiosas, correspondiente al periodo talayótico final ( 500-123 aC).

La estructura está rodeada por una pared en seco formando un gran corral con acebuches y matas donde, a lo largo de los siglos, se han ido vertiendo piedras procedentes de los campos de cultivo adyacentes.

Durante los últimos meses el Departamento de Patrimonio Histórico del Consejo Insular ha llevado a cabo una actuación destinada a mejorar las condiciones para la visita y comprensión del edificio, aunque sin afectar al subsuelo ni a los elementos estructurales.

Así, se ha despedrado el espacio central del patio semicircular, los principales senderos y el entorno del edificio, eliminando la acumulación de piedra pequeña aportada tras el abandono de la estructura. Se han quitado en total unos 65 metros cúbicos de pedregal. Esta intervención ha permitido que se puedan apreciar mejor los restos arquitectónicos y ha facilitado el paso de los visitantes.

Por otra parte, se ha hecho una limpieza de vegetación y se han podado los acebuches en el espacio central del patio y la zona de acceso.

Asimismo, se ha arreglado y se han levantado los ‘enderrossalls’ de la pared seca que rodea el monumento.

Finalmente, se han instalado señalizaciones para guiar a los visitantes hasta el monumento, desde el portillo del camino. También se ha instalado una señal que indica el camino para llegar al monumento, en el parking de Torre d’en Galmés.

Estas actuaciones se añaden a la apertura de un portillo para facilitar el acceso, que se llevó a cabo en una intervención anterior.

Por otra parte, en el poblado de Sant Agustí se ha limpiado de vegetación la zona donde los visitantes estacionen vehículos, a la entrada de la finca, y se ha mejorado la señalización que marca el camino hasta el poblado. También se han indicado algunos nuevos indicadores de itinerario dentro del mismo poblado.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.