Saltar este contenido

Alaior muestra su “sorpresa” por quedarse fuera de las inversiones de la ecotasa

Al igual que el también rechazado proyecto de Maó y Es Castell querían una mejora en la gestión de las aguas residuales

Enfado.
Enfado.
El gobierno municipal de Alaior no comprende cómo se ha repartido el dinero del impuesto turístico sostenible de este año.


El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alaior manifestó este lunes “su sorpresa” al conocer los proyectos que han sido elegidos para ser financiados con los fondos del impuesto de turismo sostenible y en especial las exclusiones de determinadas iniciativas propuestas por las corporaciones locales, entre ellas la del propio consistorio.

En el caso de Alaior, el consistorio  no  entiende que haya quedado fuera de financiación el proyecto presentado para resolver definitivamente el déficit de saneamiento del núcleo turístico de Son Vitamina.

Cabe recordar que entre los proyectos rechazados en esta edición de  las inversiones de los fondos del Impuesto de Turismo Sostenible también se encuentra uno impulsado de forma conjunta por los ayuntamientos de Maó y Es Castell para mejorar el agua de la depuradora y poder reutilizar para fines agrícolas, de limpieza y alimentar los acuíferos.

El Ayuntamiento de Alaior considera que la falta de infraestructuras de alcantarillado, fugas y vertidos incontrolados de agua sin depurar al mar, son problemas concretos y específicos, además de graves, que perjudican el medio ambiente, el paisaje y de manera indirecta los intereses del sector turístico.

Por lo tanto, opinan que el correcto tratamiento del agua debería ser una prioridad básica a encajar dentro de los objetivos de inversiones de los fondos disponible recaudado, precisamente, con fin de hacer un turismo sostenible. Proyectos como el que presentó el Ayuntamiento lleva implícita una mejora medioambiental,  de la imagen turística a transmitir y también en los servicios de núcleos turísticos.

Desde el consistorio se incide en las carencias que tiene Menorca por lo que respecta a la recogida de aguas pluviales y su canalización a través de torrentes y salidas naturales del agua.Estas inversiones serían igualmente útiles para optimizar los rendimientos de un bien escaso como es el agua y, evidentemente, tendría también provecho para el sector agrario.

Por todos estos motivos, desde el Ajuntament d’Alaior se  expresa “la perplejidad al ver que con el impuesto de turismo sostenible se destinen más de 25 millones al IBAVI para construir viviendas, entre otros proyectos que han sido aprobados. Decisiones como éstas demuestran que está engañando al ciudadano ya los contribuyentes que ven que el destino de los fondos recaudados es otro muy diferente a la finalidad para el que se creó este nuevo gravamen”. Afirman desde el equipo de gobierno municipal  que  el Govern balear aprovecha este impuesto para hacer inversiones que debería asumir de fondos propios y dentro de las políticas habituales.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.