Saltar este contenido

Servir al pueblo en vez de hacer comedia

Un artículo de Joan Triay, portavoz de UPCM

El concejal de Ciutadella sin grupo político Diego Pons.
El concejal de Ciutadella sin grupo político Diego Pons.


Parece mentira que el Sr. Diego Pons pretenda dar lecciones sobre el “mundo político”, cuando ha tenido la falta de ética (y estética) de no dimitir del cargo al que permanece aferrado como una lapa después de abandonar el partido por el que fue elegido, a pesar de que desde ese partido le pidieron que devolviera el acta de concejal. Después de traicionar a su electorado, parece como si se estuviera contemplando reflejado en el espejo al afirmar que, ciertamente, “la política está muy podrida”. Sus propios actos lo prueban.

Escribe con mucha razón el Sr. Pons que “la gente se empieza a cansar de tanto teatro”, pero en cambio es una verdadera lástima que se haya olvidado de matizar que en Ciutadella el pueblo está especialmente harto de la repetición de espectáculos políticos tan bochornosos como el suyo.

Intenta vanamente disculpar el inaudito pasotismo de haber dedicado una intervención de apenas 23 segundos de su valioso tiempo a unos presupuestos de más de 38 millones, escudándose en que, después del episodio de transfuguismo que ha protagonizado, no tiene voto en las comisiones. ¿Pero a quién pretende engañar cuando SÍ que tiene voz y voto en el Pleno?

¿A quién quiere engañar cuando desviando la atención de su evidente incapacidad y la incompetente superficialidad con que despachó este asunto tan importante de cómo se maneja el dinero de los contribuyentes, se permite calificar de “teatrero” el trabajo riguroso de quienes sí que cumplimos con nuestro deber dedicando a los presupuestos toda la atención que merecen?

Su estilo sí que es de lo más teatral, concretamente del género esperpento. Y para muestra el botón de su sobreactuación calificando ridículamente de “malversación” la ubicación de un paso cebra en el punto aconsejado por los técnicos de movilidad. No nos haga reír, Usted que nunca ha denunciado nada y estaba desaparecido cuando desde UPCM denunciábamos auténticas malversaciones, sobrecostes y despilfarros millonarios, como la cesión de una parcela municipal por menos de 715.000 euros que sus nuevos propietarios revendieron por 1.800.000 euros apenas ocho meses después de haberla adquirida del Ayuntamiento; pago de redacción de proyectos por hasta el 900 % de los honorarios recomendados por el Colegio de Ingenieros y un sinfín de irregularidades más en el marco del caso CITUR; el delito de la destrucción de un expediente sancionador por el que este año ha sido condenada en firme una ex-concejal -que por otra parte incurrió en un acto de transfuguismo similar al suyo-; irregularidades en la prestación del servicio de limpieza viaria y en contrataciones varias en diferentes mandatos… Ah! Y todo esto, en vez de quejarnos de lo “poco” que cobramos como Usted, renunciando a la inmensa mayoría de retribuciones a las que teníamos derecho en la primera legislatura que estuvimos en el Consistorio -lo cual no fue impedimento para poder tener la satisfacción de realizar eventualmente una donación al Ayuntamiento- y sin llevarnos ni un céntimo al bolsillo en las dos últimas ¿A que ha renunciado Usted Señor Pons?

En el colmo de la incoherencia, critica que UPCM presentara una moción ¡que Usted mismo votó a favor! Y por otra parte se queja del último apagón, pero fue el único concejal de todo el Consistorio que invocó un rebuscado pretexto para no votar a favor de otra propuesta exigiendo la instalación urgente del nuevo cable submarino. Su pésimo ejemplo al hacer política partidista y ser incapaz de sumar cuando se defiende el bien común y hay que permanecer unidos es el mejor camino para quedarse a dos velas. Se equivoca completamente el Sr. Diego Pons cuando, dándose cierto airecillo de superioridad dice que en Menorca y especialmente en Ciutadella hay mucha “preocupación por su trabajo”, con la salvedad de que -por decirlo suavemente- creo que sería más apropiado llamarlo “actividad”, no creo que a nadie en su sano juicio pueda “preocuparle” en absoluto nada de lo que pueda decir o hacer el Sr. Pons, que es mayormente dar la nota. Y tampoco a nadie le ha de “preocupar” más que a él que llegue a ponerse en ridículo. Otra cosa es que después de que personalmente le advirtiera en el Pleno del Ayuntamiento que responderíamos a cualquier alusión torticera que nos hiciera, cuando por nuestra parte no le habíamos mencionado para nada, cumplamos escrupulosamente como siempre nuestra palabra.

El Sr. Pons dice estar “preocupado” por “su futuro político” y me recomienda que haga lo mismo. Mire Sr. Pons, a diferencia de Usted, a mí mi futuro político me ha importado siempre un bledo, porque yo nunca he estado en política para medrar, ni enredar, ni engañar a quienes me han elegido ni a nadie, sino para regenerar la vida política y servir al pueblo de Ciutadella.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.