Saltar este contenido

Fe

Un abrazo de sal de Lola Maiques



“Tot s’encamina…d’una manera o d’una altre…només cal mantenir sa fe…en el que vulguis…però amb fe”.*

Me lo escribió un amigo en relación a un momento vital concreto, pero su afirmación es válida en el deporte, el trabajo, las relaciones interpersonales, los retos, la vida…

La recordaba ayer con motivo de la victoria del Hestia Menorca tras cuatro derrotas consecutivas. El equipo volvió a ganar en el marco de una competición en una nueva categoría que está poniendo a prueba un ilusionante proyecto deportivo y social.

A veces, un proyecto es mucho más de lo que parece a simple vista y consigue trascender la voluntad de quienes lo idearon.  Así, un equipo de baloncesto puede ser mucho más que jugadores, cuerpo técnico, partidos, estadísticas, desplazamientos, victorias, derrotas.

Puede ser sueños, ambición, compromiso, dificultades, aprendizaje, el ensayo-error del día a día, decepciones, alegrías; puede ser frustración desesperada e ilusión desbordante; puede ser altavoz del lugar donde radica el equipo o de una problemática social.

Todo eso puede ser, es, el Hestia Menorca. Se disputarán partidos vibrantes o agónicos, llegará la permanencia o el ascenso, pero, por encima de todo, prevalecerá un proyecto que pretende aglutinar a toda una Isla en torno a un deporte y sus valores y, durante un tiempo, convertirla en referente en sensibilización sobre la enfermedad mental.

Todo se encaminará. De una manera u otra. Sólo hay que mantener la fe. Lo dice mi amigo y lo ha venido repitiendo el equipo técnico y los directivos del club, a pie de pista y de Time Out, después de cada partido perdido. Fe en lo que somos y en lo podemos llegar a ser, en el deporte, en el trabajo, las relaciones, los retos, la vida…

*Todo se encamina…de una manera o de otra…Sólo hay que mantener la fe…en lo que quieras…pero con fe


Comentario

  1. … han escogido mal la palabra, que tiene demasiadas connotaciones confesionales… poned esfuerzo, tesón, esperanza, ilusión… pero fe no, esta palabra está manchada por la religión, que se la ha hecho suya, y ahora pone mal cuerpo

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.