Bicentenario del canónigo Moll, también vicario de Nueva Orleans – menorca al día
Skip to content

Bicentenario del canónigo Moll, también vicario de Nueva Orleans

El Ajuntament de Ciutadella le rinde homenaje con una exposición

CAM00452
CAM00452

CAM00453Coincidiendo con el bicentenario del nacimiento de Josep Moll Marquès (Ciutadella 1814-1894), conocido como el canónigo Moll, el Ajuntament de Ciutadella ha instalado en el vestíbulo de las Casas Consistoriales una pequeña exposición para recordar la figura de este hijo ilustre de la ciudad. Además del retrato que normalmente se ubica en el Salón Gótico y que en su día fue pintado por el artista Xec Coll, en esta muestra puede verse una selección de documentos de su legado, que actualmente se custodia en el Archivo Histórico Municipal de Can Saura Morell.

De hecho, a su muerte, el canónigo Moll hizo heredero universal de sus bienes, considerables, al Ajuntament. Por un lado, el dinero y otras propiedades materiales fueron a parar al Hospital Municipal, permitiendo entonces financiar una reforma arquitectónica del inmueble, que dirigió el maestro Mollet, padre de Francesc de Borja Moll. Y, por otro, su inmensa biblioteca de temas teológicos, jurídicos y de historia pasaron a manos del Archivo Histórico. Ese legado, de hecho, se completó con una ingente cantidad de cartas, documentos familiares, papeles, apuntes, títulos académicos, etc., no sólo del campo eclesial, que fue su principal actividad, sino también de otros como la farmacia y la medicina.

Josep Moll Marquès, canónigo Moll, cursó estudios de Humanidades en el convento del Socors de Ciutadella, prosiguiendo con 3 años de Filosofía y 6 de Teología Dogmática y Moral. Hasta que en 1836, después de que en España se suprimieran muchos conventos (entre ellos el Socors), emigró a Argel. Y de allí a Roma, donde, además de ser ordenado sacerdote, en 1839 consiguió la graduación de doctor en Teología por la Universidad Literaria de la capital italiana. Con muchos conocimientos de canto y dominando italiano, francés e inglés (amén de traducir griego, hebreo y árabe), abandonó Roma en 1849 para establecerse en Nueva Orleans hasta 1852, donde residían dos de sus hermanos. En esa ciudad americana ocupó el cargo de vicario de su Catedral. A su vuelta a Ciutadella, y hasta su fallecimiento a los 80 años, ocupó otros cargos de importancia, entre ellos el de catedrático de Filosofía en el Seminario Conciliar y el de director de la enseñanza de la doctrina cristiana en Ciutadella.

La exposición sobre el canónigo Moll puede visitarse en horario matinal en el Ajuntament de Ciutadella hasta el 15 de noviembre. Además, Josep Moll Marquès ha sido la personalidad histórica del municipio escogida este año para recibir el recuerdo funerario que la Corporación acostumbra a realizar el día de Tots Sants en el cementerio viejo, donde descansan los restos de este hijo ilustre de Ciutadella.


Deja un comentario

Your email address will not be published.