La “septimana horribilis” de Marta Vidal – menorca al día
Skip to content

La “septimana horribilis” de Marta Vidal

Una opinión de Lola Maiques Flores

El pasado día 19 Marta Vidal cumplía su primer año al frente de la conselleria de Ordenación del Territorio. El “regalo” le llegó en forma de sentencia y despidió noviembre  con la noticia de la anulación del Plan General de Ordenación Urbana de Alaior por el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares.  Diciembre le ha dado la bienvenida con el archivo definitivo por parte de la Audiencia Provincial de la querella interpuesta contra la promotora de Cesgarden por una estafa procesal. Está claro que los sinsabores, como los parabienes, van en el cargo, pero, sin duda, el de responsable de este departamento, está siendo más de sinsabores.

La querella constituía el último cartucho para evitar seguir pagando una indemnización de casi 30 millones de euros que compromete las cuentas de la institución insular hasta 2023. La consellera no quería que se le pudiera acusar de no intentar hasta lo imposible para evitar la indemnización, pero finalmente la estrategia no ha funcionado. En su valoración del auto, como ya hizo con el caso de la sentencia del PGOU, Marta Vidal no quiso entrar en la estéril pelea política ni tampoco en descalificaciones hacia colegas de profesión.

Con su sentido práctico y consciente de que el auto de la Audiencia hablaba por sí mismo, la consellera simplemente dijo: “Hemos cumplido con nuestra obligación, pusimos en conocimiento de la Fiscalía unos hechos, la Justicia ha tomado conocimiento y éste es el resultado “. Y resultado no es otra que la Audiencia de Palma ha dictaminado que no hubo ningún engaño por parte de la promotora sino una grave falta de diligencia por parte del Consell y de quien se encargaba de su representación procesal en el pleito contra Cesgarden.

No se debe confundir la prudencia pública de Marta Vidal con la ausencia de una opinión contundente y juiciosa sobre lo que ha pasado. Seguro que la tiene y se la reserva. Pero se agradece que en esta “septimana horribilis” la consellera se centre en buscar soluciones y no culpables. Y se agradece también su fortaleza y capacidad de trabajo desde que ha llegado a una conselleria que alegrías, lo que se dice alegrías, le ha dado una, o ninguna.


Deja un comentario

Your email address will not be published.