Pasiones ¿Hay una vida antes de la muerte? – menorca al día
Skip to content

Pasiones ¿Hay una vida antes de la muerte?

Un artículo de Manolo Bonet

??????????????????????
??????????????????????

¿Hay una vida antes de la muerte?

Tal pregunta me ha asaltado tras visitar un cementerio en esta Semana Santa y que al tropezarme con una tumba a raso suelo, al pie de una cruz anónima  rezaba: Bebé…  nacido muerto.

 Ni un nombre, ni una flor, ni una fecha…ni un signo otro. Nada de nada. Olvido del ser…

Este diminuto epitafio habla volúmenes de otros que aún vivos se palpan como ya… muertos.

Sí, vivimos en el seno de una nebulosa de determinismos y de influencias: biológicas, familiares, sociales, religiosas, sicológicas, culturales, históricas… económicas. Y cuando esta nebulosa se coagula y da a luz un “yo-yo”, éste se revolcará tiranizado hasta el día en que sienta un empujón  a ser “otro”.

La pasión, la metamorfosis que empuja el crecimiento es llegar a ser otro yo, o un “yo-os”… si la Real Academia lo avala.

La muerte acaece cuando un otro no arropa mi yo, cuando el otro no cabe adentro propio, no tiene acceso a mi conciencia, a mi pensar, a mi emoción… cuando no late aún un corazón sinérgico.

La persona, como el concepto de Dios mismo, no es en nominativo sino un proceso, mutándose de sorpresa en sorpresa siempre más presente e íntima.

Morir es negarse a terminar el proceso del ser en salto libre

Sí, la gran libertad da escalofríos como la narra cínico pero realista Dostoievski en el Gran Inquisidor El hombre libre no tiene un temor más permanente y más desconcertante que encontrarse tarde o temprano ante quien inclinarse… ¿Por qué, pues, has venido tú a incordiarnos?

El Rabí Nahman de Bratislava solía decir Prohibido sea vivir ya muerto… no sentir cuanto crece, aparcar la dinámica del proceso de ser.

La Pasión… llama en urgencia a hacer actos de presencia, máxime cuando la web nos invita constantemente a la tentación del virtual absoluto, disimulando lo físico y el dolor de lo cotidiano maquillándolo.

¿Se habrá de redescubrir que el dolor en “sostenido” tiene carta de ciudadanía y que es habitado como un grito en un parto?

Hay una vida más adentro del mero existir, posible… antes de morir; es haciéndose “presencia” ante la realidad “toda” del Bebé…nacido- muerto.

Transformarnos día a día para llegar a percibirlo todo… todas absolutamente, las cosas que se ven y… las que no se ven.

Sólo un corazón infinito presencia la presencia… que en la tumba aquella intuye: Temprano anochecer… Brillan las estrellas… ¡Duerme un sueño!


Deja un comentario

Your email address will not be published.