Skip to content

Un apoyo nutricional, aliado en la batalla contra el cáncer

Un tratamiento preventivo mejora la calidad de vida de 61 pacientes oncológicos

LLUCH_MERCADAL
LLUCH_MERCADAL
El dietista-nutricionista, Josep Lluch, junto con su colega Gabriel Mercadal. FOTO.- 4 Vents

 

 

El dietista-nutricionista, Josep Lluch, junto con su colega Gabriel Mercadal. FOTO.- 4 Vents
El dietista-nutricionista, Josep Lluch, junto con su colega Gabriel Mercadal. FOTO.- 4 Vents

Un total de 61 pacientes oncológicos del Hospital General Mateu Orfila han mejorado en calidad de vida y han recuperado parcialmente el peso perdido gracias a la intervención de apoyo nutricional que han recibido durante su tratamiento de radioterapia o quimioterapia.

Se trata de los primeros resultados obtenidos un año después de implantarse un proyecto de investigación que promueven Gabriel Mercadal, doctor en Farmacia y Nutrición y especialista en farmacia hospitalaria en el Mateu Orfila, y el dietista-nutricionista asociado al servicio, Josep Lluch, en colaboración con un equipo multidisciplinar de profesionales (oncólogos, médicos especialistas en Cuidados Paliativos, farmacéuticos, enfermería, dietistas-nutricionistas…).

Desde marzo de 2014 a marzo de 2015 se han analizado 112 pacientes con una media de 64 años, de los cuales 71 han dado positivo en riesgo de desnutrición. Se trata de 35 hombres y 36 mujeres con diagnósticos tumorales principalmente de cáncer colorrectal, de mama y de pulmón, de los 61 recibieron una intervención nutricional que ha arrojado una mejora de la calidad de vida.

A pesar de tratarse de resultados preliminares, los dos profesionales que promueven el proyecto de investigación en el Hospital General Mateu Orfila confían en que los primeros datos “sirvan para potenciar este protocolo de diagnóstico del estado nutricional de cara a integrarse definitivamente en la valoración global del paciente y ser una prioridad en su plan terapéutico.”

Investigación

Un total de 61 pacientes de oncología han recibido una intervención nutricional por parte del Dietista-Nutricionista y se ha analizado el impacto de esta intervención en la calidad de vida del paciente oncológico a través del cuestionario de EORTC QLQ-C30 , donde se ha constatado una mejora en la calidad de vida a partir de las intervenciones del estudio, según explican los responsables del proyecto.

Este estudio piloto ha consistido en valorar la situación nutricional con un método de cribado nutricional –el test Malnutrition Screening Tool (MST)– de todos los pacientes neoplásicos mayores de 18 años que han visitado las consultas externas de oncología médica del Hospital de Día para iniciar tratamiento con radioterapia o quimioterapia. Ante un screening positivo se ha valorado de forma más completa el estado de nutrición mediante la Valoración Global Subjetiva (VSG).

De estos 71 pacientes, un total de 61 han recibido una intervención nutricional por parte del Dietista-Nutricionista y se ha analizado el impacto de esta intervención en la calidad de vida del paciente oncológico a través del cuestionario de EORTC QLQ-C30 , donde se ha constatado una mejora en la calidad de vida a partir de las intervenciones del estudio, según explican los responsables del proyecto.

“Por otro lado, también encontramos mejora en la pérdida de peso, uno de los principales síntomas de cáncer. La población estudiada presenta una media de pérdida de peso de -6,34 kg. Durante el seguimiento, se ha observado una recuperación parcial del peso perdido de unos 2,86 Kg transcurridos 6 meses desde la primera valoración”, explica Josep Lluch.

Destaca también la mejora en el diagnóstico nutricional dado por el cuestionario VSG realizado por el Dietista-Nutricionista. “En la primera visita el 57,1% de los pacientes fueron clasificados con riesgo de desnutrición o desnutrición moderada. En cambio, en las valoraciones posteriores, este porcentaje bajó a un 30%.”

La desnutrición es muy frecuente en los pacientes oncológicos y está presente en el 40-80% de los casos dependiendo del tipo de tumor, localización y estadio tumoral. La malnutrición se asocia a un aumento en el número y gravedad de las complicaciones, lo que conlleva una mayor morbimortalidad en estos pacientes, una disminución de la tolerancia al tratamiento oncológico y una disminución de la calidad de vida del paciente.

 

 

 


Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.