Joana Bagur gana de nuevo el premio Sant Jordi de poesía de Navarcles – menorca al día
Skip to content

Joana Bagur gana de nuevo el premio Sant Jordi de poesía de Navarcles

La menorquina lo ha conseguido con su poema de 37 versos ‘Si pogués pintar’, que publicamos ahora en menorcaaldia.com

Joana Bagur en un recital reciente en Sant Miquel de Ciutadella.
Joana Bagur en un recital reciente en Sant Miquel de Ciutadella.

La letrista y poeta menorquina Joana Bagur Florit (Ciutadella, 1964) ha ganado de nuevo el premio de poesía de Sant Jordi de Navarcles (Barcelona), en su categoría de adultos y que llegaba a su duodécima edición. Si el año pasado consiguió este galardón, en la primera vez que se presentaba a un concurso de este tipo, con el poema ‘Viure un moment’ (que desde hace unos meses es el título de su primer libro de poemas), ahora lo ha logrado con ‘Si pogués pintar’.

El premio, dotado con 50 € y con su edición junto a los ganadores de las otras categorías y modalidades, será entregado el próximo 23 de abril en el Ajuntament de Navarcles, siendo el rapsoda y director de teatro Josep Capalvo quien lo recogerá en nombre de Joana Bagur. Curiosamente, y en lo que será la primera vez que Bagur acuda físicamente a la población, la menorquina tenía previsto actuar en un recital de Navarcles el domingo 24 de abril, algo que mantendrá.

De 37 versos, ‘Si pogués pintar’ vio la luz inspirado en el pintor Pacífic Camps (que para el libro de Joana Bagur ‘Viure un moment’ realizó el dibujo que acompaña el poema ‘Trencaclosques’), y en esa capacidad de los pintores de poder crear con su trazo y pincel cualquier cosa que, a su manera, puedan imaginar, como si el mundo fuera un cuadro y el pintor lo pueda pintar y borrar a su antojo.

En este caso, Joana Bagur traza un poema en el que simbólicamente cambia los versos por el pincel y expresa, como pintora, sus deseos de cómo pintaría el mundo si estuviera en su mano. A continuación puede leerse el poema completo ‘Si pogués pintar’

Si pogués pintar els sentiments com tu, en un quadre,
que tens les mans d’or
i el pols pulcre i asserenat,
que el pinzell parla per la teva ànima
i els colors exposen el teu esperit feliç o contristat,
pintaria cors vermells amb un somriure
esquivant fletxes que volen,
cercant boges on clavar.
Dibuixaria siluetes a contrallum
unides per unes mans enamorades i avergonyides
gaudint al final del dia
el comiat d’un sol exhaurit dins el mar.
Acoloraria el groc desèrtic
en verd frondós i exuberant
d’arbres acariciant les ombres
i vegetació per subsistir
cruspint-te les males herbes i els cards.
Tenyiria la sang vessada per llàgrimes d’alegria
i regaria amb elles les penes,
les soledats i també
curaria ferides.
Esborraria els guerrers amb transparències
i als fusells clavaria clavellines
per regalar als enemics perdonats
i, junts, veure clarejar un nou dia.

Dissenyaria una balança d’acer blanc i plata fina

on les mesures serien llingots d’estimació i de saviesa

per equilibrar els trepitjats drets dels humans

i la igualtat entre homes i dones aconseguiria.

Si fos pintor i no poeta,

faria un mural tan gran

on tinguéssim cabuda tots

per fer d’aquest món, bastant tocat del bolet,

un paradís on l’essencial fos estimar,

única llei imprescindible,

perquè la resta són nimietats i ximpleries.

Si pogués pintar…


Deja un comentario

Your email address will not be published.