Saltar este contenido

Una campaña para limpiar Cala Escorxada, Cala Viola y Cala Carbó

La iniciativa Clean Up the Med tendrá lugar durante el último fin de semana de mayo

La duración de los residuos
La duración de los residuos
En la edicion 2016 se quiere concienciar sobre el tiempo que permanecen los diferentes tipos de basura en el mar.


Limpiar varias zonas del litoral mediterráneo para concienciar a la gente sobre la importancia de no ensuciar el mar. Este es el objetivo del proyecto Clean Up the Med, que este año llegará a tres rincones de Menorca: Cala Carbó, Cala Escorxada y Cala Viola.

Las asociaciones de Escoltes serán las encargadas de vehicular la iniciativa en la isla. Así, la A.E. Sant Antoni Mª Claret se encargará de adecentar la zona de Cala Carbó el próximo 28 de mayo entre las 16 y las 21 horas. Un día después, serán la A. E. Santa Eulália y la A. E. Cristòfol Barber quienes tomarán en el relevo, actuando en Cala Escorxada y Cala Viola respectivamente. Estas acciones de limpieza se llevarán a cabo entre las 10 de la mañana y las cuatro de la tarde.

Cala Escorxada es una de las zonas elegidas este año.
Cala Escorxada es una de las zonas elegidas este año.

La cita se desarrolla a nivel mundial y está coordinada por el movimiento Legambiente. En la edición 2016 se quiere poner especial énfasis en el tiempo que tardan en deshacerse los diferentes residuos depositados en el mar por el ser humano . Así, una red de pesca permanece entre un siglo y un milenio hasta que se descompone, las colillas tardan una media de 12 años y los bastoncillos de algodón pueden hacerlo hasta 150 años. Las botellas de plástico pueden ensuciar el medio ambiente entre 450 y 1000 años según el tipo, las latas de bebidas no desaparecen hasta un mínimo de 200 y un máximo de 400 años, los tapones de plástico también llegan a las cuatro centurias y los cubiertos de plástico tardan entre 100 y 1000 años. Por último, las bolsas de plástico -todos los supermercados ya las cobran- perduran entre 100 y 300 años.

Los organizadores del proyecto Clean Up the Med ponen especial interés en las micropartículas de plástico -denominadas como lágrimas de sirena-, que son el resultado de la descomposición de los plásticos y pueden encontrarse mezcladas en la arena. “Los peces pueden confundir estas pequeñas partículas con comida, provocando su muerte al no poder digerirlas”, apostillán.

@jlgllagues


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.