Protesta antidesahucio en la sede del Consell – menorca al día
Skip to content

Protesta antidesahucio en la sede del Consell

Los concentrados aseguran que no se marcharán hasta que el conseller balear Marc Pons les atienda

Los consellers Susana Mora y Miquel Àngel Maria atendieron a los concentrados. Previamente la presidenta Maite Salord también se interesó por la protesta.

La sede del Consell de Menorca en Maó alberga una protesta  de miembros de la comisión social de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Menorca que pretenden frenar el  desahucio de una pareja de jubilados en Ciutadella. Por esta razón tres personas de la PAH más la familia afectada,  Juan y Carmen, se instalaron este jueves por la mañana en la sede de la institución a la espera de poder hablar con el conseller balear Marc Pons que gestiona las viviendas sociales.

La familia Hítar debía abandonar  la semana pasada su hogar en  Ciutadella y unos días antes ya se personaron ante el IBAVI junto  a la plataforma para solicitar un piso social a donde ir. El ente de  la Administración balear les hizo, según la plataforma,  una serie  de compromisos que se han incumplido. Según explican no les han concedido ningún piso y se han limitado a incluirles en una lista de espera que puede tardar unos dos años en que se les conceda una vivienda.

Por ello han llevado la protesta hasta el Consell para forzar a que el  conseller  balear  de  Territori, Marc Pons, les dé una respuesta. Aseguran que permanecerán ahí hasta que el titular de Vivienda les atienda. Según  Raquel Monreal, portavoz de los concentrados “el IBAVI nos ha estafado. El miércoles estuvimos todo el día intentando hablar con el conseller Pons y no nos respondió. Hablamos con su gente de prensa, personal de gabinete… y no nos contestó. Ahora es él quien debe contactar con nosotros. El próximo día 25 los Hitar deberán abandonar su vivienda y no lo vamos a permitir”. Mientras tanto aseguran que permanecerán en las dependencias del Consell.

Los Hitar compraron una casa y fueron pagando con  normalidad hasta que una enfermedad impidió al marido seguir  con el mismo ritmo de trabajo. Además se reduhjo la cantidad de  tareas a realizar por la crisis por lo que no pudieron hacer frente a  la deuda con el banco que ahora está ejecutando la hipoteca

 

20 personas piden al Ibavi una vivienda para Juan y Carmen


Deja un comentario

Your email address will not be published.