“En el siglo XVIII Menorca era como la moneda de cambio para los tratados de paz” – menorca al día
Skip to content

“En el siglo XVIII Menorca era como la moneda de cambio para los tratados de paz”

La periodista y escritora Nieves Concostrina rememora en el programa la Ventana de la Ser la historia de las dominaciones de la isla

Ansiada por muchos.
Ansiada por muchos.
La isla ha dependido de diferentes naciones durante la historia. Foto: Cadena Ser.

Durante su historia, Menorca ha formado parte de varios imperios europeos. La armada británica la ocupó en varias ocasiones, así como también hizo la Francia napoleónica. Luego, volvía a depender de España de nuevo. Los diferentes capítulos de dominación extranjera en la isla fueron resumidos ayer de forma breve por la periodista y escritora Nieves Concostrina en el programa “La Ventana” de la Cadena Ser. El espacio “Acontece que no es poco” le dedicó a la isla tres minutos de datos históricos en una pieza titulada “Menorca, la isla que todos querían” para explicar las razones de los cambios de dominio, recordando que el 10 de noviembre de 1798 -ya ha llovido desde entonces- fue la última vez en la que el imperio británico se quedó con la titularidad de la isla de Menorca, recuperada ya de forma definitiva por España cuatro años después.

Concostrina desgrana la historia con un discurso simpático y recuerda “la tabarra que dieron los ingleses con la isla de Menorca…. aunque era de entender, ya que era una perita en dulce codiciada por todo el mundo”. También apunta que gracias a estos episodios “los isleños fueron políglotas… aunque ahora ya hablan en el idioma que quieren”. Y es que la escritora define a la Menorca del siglo XVIII como “la moneda de cambio para los tratados de paz. Cada vez que España entraba en una guerra, alguien se la anexionaba”.

Así ocurrió también con Francia durante la llamada Guerra de los Siete años, por ejemplo, o en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, cuando “la isla fue de lo poco que España rascó, eso sí la recuperó durante un rato”. “Menorca sigue abierta a cualquier ciudadano de cualquier potencia extranjera. No importa que los british vayan con chanclas y calcetines, lo que importa es que tengan billete de ida y vuelta…” concluye Concostrina.

Pincha aquí para escuchar la locución original.


Deja un comentario

Your email address will not be published.