Skip to content

Cáritas Menorca acoge a 29 personas con dificultades de vivienda en los primeros 11 meses del año

La entidad dispone de pisos sociales en las localidades de Ciutadella, Es Castell y Maó

En los primeros once meses del año.
En los primeros once meses del año.
La campaña "nadie sin hogar" se desarrolla en toda España.

Los programas de inclusión social de Cáritas en Menorca han permitido la acogida de un total de 29 personas con dificultades de vivienda en los primeros once meses del año. Así lo han confirmado hoy fuentes de la propia entidad en la presentación de la campaña “Ningú sense llar” (“Nadie sin hogar”), que se desarrolla en todo el territorio nacional. Así, Cáritas Menorca dispone de pisos sociales en Ciutadella, Es Castell y Maó. Desde la agrupación apuntan que “pretendemos realizar una labor preventiva y de apoyo con las personas y familias en situación de riesgo de exclusión residencial, para que puedan estabilizar sus procesos personales, garantizar sus necesidades básicas y disponer del tiempo suficiente para poder construir un futuro más estable y un alojamiento autónomo”. Los pisos disponen actualmente de un total de 22 plazas (11, 3 y 8 plazas, respectivamente).

Además de las 29 personas que han residido en los pisos sociales de forma temporal, también se ha atendido a un total de 24 personas que han pedido información de los pisos, por lo que el total de usuarios asciende hasta los 53. El perfil de las personas atendidas es el de hombre (66%), de entre 25 y 45 años (47%) y de nacionalidad española (64%). Entre los residentes en los tres pisos hemos contado con 5 familias monoparentales.

Proyecto de acompañamiento

“El Proyecto de Acompañamiento en Derechos Sociales básicos atiende a personas en riesgo de exclusión social que tienen demandas relacionadas con la denuncia y la defensa de los derechos sociales básicos, como son la sanidad, la educación y la vivienda, y lo hace mediante diferentes acciones”, exponen desde la entidad.

Así, entre el 1 de enero y el 15 de noviembre de 2016 se han acompañado a casi un centenar de personas en demandas relacionadas principalmente con vivienda, alimentación y ámbito jurídico.

El perfil de personas atendidas es de un 54% de hombres y un 46% mujeres, con un 47% de usuarios con edades entre los 30 y 45 años. El 12% tienen entre 55 y 60 años y un 13% es mayor de 60 años. El 69% dispone de nacionalidad española.

Dentro del proyecto de acompañamiento en Derechos se incluye específicamente la atención y el acompañamiento a Personas sin hogar de Menorca. “La isla, por su idiosincrasia, no alberga a personas sin vivienda o sin hogar, la mayoría son personas que habitan viviendas inadecuadas o inseguras”, apuntan desde la ONG. “La atención a estas personas se basa fundamentalmente en la escucha y la intervención en el medio donde se encuentran, que se utiliza como herramienta principal para propiciar procesos de cambio. Tiene como misión la inserción integral de la persona en la sociedad disfrutando de sus derechos humanos. Esta atención supone realizar acciones de encuentro y acompañamiento a las personas que viven en estos lugares, proporcionarles algunos recursos materiales para cubrir sus necesidades más básicas e intentar realizar un acompañamiento para que puedan abrir la posibilidad de iniciar un proceso de mejora de su situación”, prosiguen.

Con el objetivo de detectar y poder acompañar a estas personas que están viviendo en situación de sin hogar, se han contabilizado en toda Menorca unas 40 personas. Con algunas de ellas (unas 6-7 personas) se ha empezado a trabajar aspectos básicos y se han empezado a ofrecer diferentes prestaciones como acogida o servicios básicos. Para llevar a cabo estos servicios se han utilizado dependencias del edificio Calabria en Maó y de las oficinas de Cáritas en Ciutadella. En la mayoría de los casos se trabaja de manera coordinada con el resto de proyectos de Cáritas, principalmente con el servicio de Acción de Base, y también con servicios externos, como los servicios sociales municipales, principalmente.

Tanto desde el proyecto de Pisos Sociales y Acompañamiento en Derechos, como desde el proyecto de Acción de Base de Cáritas, se dispone de un presupuesto específico para Ayudas de urgente necesidad. El coste económico de la campaña “Ningú sense llar” en la isla supera los 5.500 euros en los primeros once meses del año.


Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.