Saltar este contenido

El PSOE de Es Migjorn acusa a su alcalde de dejación de funciones y uso indebido de dinero público

Se ofreció a Pere Moll pactar una salida digna del cargo pero él se negó

Distanciado.
Distanciado.
Pere Moll y Elena Baquero formaron un dúo al frente de Es Migjorn que se rompió hace tiempo.

El grupo socialista en el Ajuntament des Migjorn Gran quiere que su alcalde, Pere Moll, lo deje. Le acusan  de dejación de funciones, falta de liderazgo, uso indebido de dinero público y ocultación de datos, entre otras faltas.

En una comparecencia celebrada este jueves los cinco miembros del grupo socialista (el sexto es Pere Moll) explicaron que los problemas arrancaron el pasado verano cuando se empezaron a detectar las  primeras discrepancias entre los concejales y el alcalde.

En diciembre de 2016 se convocó una reunión interna para exponer todos los problemas existentes y, de este modo, poner solución en el plazo de una semana. Sin embargo, no se llegó a ningún acuerdo unánime.

De todas las acusaciones, en la que respecta a la dejación de funciones, se afirma que el municipio  ha perdido una serie de  oportunidades porque Moll no atendió reuniones,
llamadas de gente del pueblo, de los consellers, de miembros del propio partido y similares. El PSOE lo considera una falta muy grave.

También acusan a Moll de divulgar información falsa o incompleta a sus concejales lo que ha dificultado la labor de todo el consistorio. Ponen como ejemplo los presupuestos y proyectos inacabados.

Cuando la situación se volvió insostenible  se  ofreció la posibilidad a Pere Moll de cambiar su actitud y revertir el problema, así como seguir formando parte del Equipo de Gobierno pero “dando un paso atrás”, ya que según él, en el año 2019 no optará a lareelección. O también salir de una “manera digna” y dejar el camino a otra persona, contando con su apoyo.

No obstante, todas estas opciones fueron rechazadas por parte de él.

Pere Moll ya declaró hace unos días que no pensaba dimitir. Por ello retaba a sus compañeros de partido a que le hagan una moción de censura para echarle. Según las matemáticas municipales los socialistas, sin necesidad del voto de Moll, podrían lograr su objetivo en una votación. El grupo del PSOE ya estaría preparando esta opción para aplicarla en un próximo pleno.

El aún alcalde asegura que se trata de un complot contra él por intereses personales que sólo pretenden su cargo y su sueldo.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.