Saltar este contenido

Un menorquín participa de un proyecto para que los ciegos “vean” el arte

Es una iniciativa de la empresa de creación publicitaria Geometry, donde trabaja Lluís Rotger, junto con la empresa española Neurodigital

Tocando la Venus
Tocando la Venus
Una persona invidente prueba el entorno que permite algo inédito antes en el mundo de la realidad virtual

Desde la ciudad checa de Praga, el menorquín Lluís Rotger participa de un proyecto denominado “Touching masterpieces” que permite a personas invidentes y gracias a unos guantes de realidad virtual percibir con el sentido del tacto las formas de obras como la Venus de Milo, el David de Miguel Ángel o la forma de la escultura de Nerfertiti.

Gracias a esta técnica, personas que no pueden ver tienen por primera vez la oportunidad de conocer con una idea bastante exacta la forma y dimensión que tienen obras de arte universal. Rotger explica que se trata de juntar las posibilidades de la tecnología actual con las necesidades que requieren -en este caso- colectivos a los que su condición les había negado el disfrute de estas obras.

Los guantes de realidad virtual se desarrollaron en un primer momento como una extensión del teclado o el ratón en el contexto de los entornos que había desarrollado el mundillo de los juegos de ordenador.

No obstante, pronto se empezaron a ver las amplias posibilidades que tenían en campos como la medicina, la arquitectura, el arte y otros.

Los sensores que hay a lo largo de los dedos de la mano trasladan la información espacio-temporal y de movimiento a un contexto de realidad virtual y, por extensión, al sujeto dentro de él. En el caso de la experiencia Touching masterpieces, las personas invidentes pueden sentir a través de los guantes más o menos resistencia (sensación de lleno o vacío) con lo que les permite recorrer una superficie creada virtualmente, que correspondería a la obra de arte en cuestión.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.