Skip to content

El GOB informa a la Ministra de Transición Ecológica de los problemas de la central de Maó

Los ecologistas detallan los niveles de contaminación de la planta térmica y su coste sanitario

El GOB pide soluciones.
El GOB pide soluciones.
Los ecologistas solicitan a la ministra Ribera que actúe para evitar la contaminación atmosférica de la planta térmica de Maó.

El GOB ha enviado un informe completo sobre los problemas ambientales que genera la central eléctrica de Menorca a la nueva Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para pedir una regulación favorable a las energías renovables que rebaje la contaminación.

El GOB describe y documenta diferentes apartados de la problemática derivada de tener una central eléctrica que funciona quemando fuel y gasóleo.

Así, se habla de los expedientes de sanción abiertos para verter más agua caliente y clorada en el puerto de la permitida, o por haber funcionado durante siete meses seguidos sin controladores de emisiones.

Se explica cómo se instalaron turbinas que no cumplían la normativa vigente haciéndolas pasar por motores de emergencia, que luego han pasado a funcionar mucho más de las 500 horas anuales máximas.

Se adjuntó el estudio del Centro Nacional de Epidemiología que señala la central como uno de los principales focos contaminantes a nivel de Estado que afectan a la salud. También se ha enviado el informe sobre los costes económicos que la central provoca en términos ambientales y de salud, que la Agencia Europea del Medio Ambiente estima entre 91 y 257 millones de euros anuales.

Se advierte asimismo que la pérdida de la conexión del cable submarino con Mallorca, que no disponía de ningún plan de mantenimiento ni de sustitución, implicó, de un día para otro, que la central tuviera que aumentar  su actividad un 15%, lo que agrava los parámetros antes expuestos.

Se informa también a la Ministra que Menorca no dispone más que de un 3% de electricidad de origen renovable y se le pide un trato diferenciado y urgente para poder paliar la situación ambiental derivada de la actual producción con combustibles fósiles.

Por último, el GOB explica que la conducción de agua depurada que se está promoviendo para inyectar a la combustión de la central es una tecnología que serviría para rebajar únicamente los gases NOx, pero no  para bajar las emisiones de CO2 , tampoco para eliminar las peligrosas partículas actuales y que, además, podría contribuir a agravar las deposiciones de derivados de azufre.

Tampoco se comparte desde el GOB la apuesta para solucionar estos problemas cuando se tengan dos cables submarinos, como han apuntado a veces representantes o portavoces de la empresa. En opinión del GOB, la apuesta de esperar a tener dos cables para después activar centrales más eficientes en Mallorca vuelve a ser la tradicional estrategia de no hacer nada para que todo siga igual. Menorca no puede continuar con una central eléctrica obsoleta a tanta actividad.


Deja un comentario

Your email address will not be published.