Skip to content

Menorca, un lugar para un encuentro adulto

La isla es perfecta para disfrutar de todo tipo de placeres

Imagen de la playa de Macarella.
Imagen de la playa de Macarella.

¿Conoces el Mar Balear? Es un mar litoral del Mediterráneo, en la costa este de España. En él se encuentra el archipiélago Balear, donde se ubican las Islas Baleares: Cabrera, Formentera, Ibiza, Mallorca y Menorca.

Ya hablar del Mediterráneo nos hace soñar con un ambiente paradisíaco, al calor típico de los españoles, la extraordinaria gastronomía de la zona y ese mar infinitamente azul verdoso. Pero no basta con soñarlo, hay que vivirlo, y vamos a ver cómo llegar hasta él.

Las Baleares, un refugio para el amor y el relax en el Mediterráneo

Siempre cuentas con la posibilidad de tomar un vuelo hasta las Baleares, lo cual es lo más cómodo y rápido. Pero si deseas disfrutar del mar en su plenitud, rodeado de la alegría de los otros viajeros y experimentar algo diferente, lo recomendable es hacer el viaje en Ferry desde un puerto español.

Hay tres puertos desde los cuales puedes tomar ferry hacia las Islas Baleares: Barcelona, Denia (en Alicante) y Valencia. Contarás con la ventaja de poder llevar tu automóvil para desplazarte dentro de las islas y no tendrás límite de equipaje. Ventajas adicionales respecto al viaje en avión.

Dentro del entorno de las Islas Baleares, la más pequeña de ellas, Menorca, cuya capital es Mahón, en nuestra opinión sería la idónea para realizar un análisis de encuentro adulto. Sus características particulares definitivamente favorecen ese tipo de citas que hoy en día, gracias a la evolución de la vida del internet, es tan común.

Menorca, un encanto para un encuentro adulto

Si desea ser el primero en ver el amanecer en territorio español, debe verlo en Menorca, que es el punto más al este de España, donde el sol primero baña las aguas del mediterráneo. Y recorrer junto al sol mañanero las íntimas calas (zonas de bahías donde penetra el mar) menorquinas, de corrientes suaves y arenas doradas.

Luego puede visitar la ciudad, con su herencia británica que, gracias al Tratado de Utrecht, mantuvo a la isla bajo dominio anglosajón. Y en contraste, sus monumentos megalíticos, la basílica paleo-cristiana de Son Bou, o los restos de la fortaleza que constituyó el último lugar de resistencia de los musulmanes en 1287.

Además, la isla posee un sendero de unos 210 kilómetros que la circunda, llamado Camí de Cavalls. Un trayecto perfecto para caminatas en buena compañía adornado con una vegetación de grandes árboles como el acebuche y delicadas flores como la orquídea y las azucenas.

Y al terminar una agradable caminata, poder degustar un entrante de sobrasada típica del lugar y queso Mahón-Menorca (denominación de origen). Pedir después una caldereta de langosta y culminar con un postre igualmente típico.

Ciertamente, para quienes quieran tener encuentros inolvidables, las Baleares, y en especial Menorca, son el lugar indicado,


Deja un comentario

Your email address will not be published.