Saltar este contenido

El chef menorquín que encontró trabajo en Suecia y Alemania

EURES, portal europeo de la movilidad profesional, dependiente de la Comisión Europea, relata la historia de Juan Carlos de la Cruz

Juan Carlos de la Cruz (Foto: EURES)
Juan Carlos de la Cruz (Foto: EURES)

El portal europeo de la movilidad profesional (EURES) relata estos días en su página web la historia de Juan Carlos de la Cruz, un chef menorquín que gracias a esta plataforma de la Comisión Europea ha encontrado trabajo en Suecia y Alemania.

EURES explica que De la Cruz aprendió a cocinar en la Isla tras titularse en gastronomía y gestión culinaria. Aquí adquirió también experiencia laboral, hasta que un buen día decidió que era el momento de salir de Menorca.

“Tuve la suerte de conocer a un grupo de voluntarios europeos que pasaron un año en Menorca con el Servicio Voluntario Europeo», explica Juan Carlos en el artículo.

“En 2016, decidí dejar de lado mis estudios y explorar nuevos horizontes. Entonces ocurrió algo mágico: dos buenos amigos me informaron sobre una oferta de trabajo en Suecia a través de un servicio llamado EURES”.

Tras enviar su CV, recibió una rápida respuesta: “Fue increíblemente rápido. Superé el proceso de selección y acabé yendo a Barcelona para una entrevista relacionada con puestos en diversas empresas suecas, todas ellas gestionadas por EURES”.

El reportaje sobre Juan Carlos de la Cruz anota cómo recibió tres ofertas de empleo en Helsinborg, Gotemburgo y Estocolmo (Suecia). Recibió el apoyo de los consejeros de EURES, le sufragaron los gastos y pasó un tiempo en las tres ciudades hasta que se quedó en una cocina de Estocolmo, a donde se fue a vivir.

A pesar de que la experiencia laboral no fue satisfactoria, De la Cruz volvió a contactar con sus asesores, que le buscaron alternativas. Tras mudarse a Alemania, allí encontró de nuevo el apoyo de la Comisión Europea: “Sabía que también existía EURES en Alemania, y pensé que quizás cabía la posibilidad de que me ayudaran a encontrar empleo”.

Y lo encontró al cabo de dos semanas. El menorquín trabaja en la actualidad como subjefe de una cocina profesional en Saarbrücken.

Una historia de superación y constancia: “El proceso requirió mucho papeleo, rellenar formularios y trabajar muy duramente. Pero estoy muy feliz. Ahora mismo, tengo un trabajo y una vida estable en otro país, y todo ello gracias a todas las personas que hicieron posible mi viaje y el cambio”.

Aquí puedes ver el artículo completo y acceder a la página web de EURES.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.