Saltar este contenido

Dos detenidos por 13 robos en urbanizaciones de la Isla

Vendían objetos robados en mercados de segunda mano

Objetos incautados
Objetos incautados
Estos artículos corresponden a los robos efectuados y permanecen en las dependencias de la Guardia Civil de Maó para que lo identifiquen sus auténticos propietarios.


La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 19 años y a una mujer de 21 años, como presuntos autores de numerosos delitos de robo en viviendas en la isla de Menorca. Desde finales del pasado mes de diciembre y principios de enero se detectó un aumento de las denuncias por robos en chalets aislados de distintas urbanizaciones de Menorca, por lo que se estableció un amplio dispositivo policial en el que se implicaron distintas unidades de la Guardia Civil.

En las primeras indagaciones se constató que en todos los casos los autores accedían a viviendas de una misma urbanización que no se encontraban habitados en ese momento y se apoderaban de objetos muy variados, principalmente aparatos electrónicos y pequeños electrodomésticos de cocina, cuya venta no se suponía muy complicada en el mercado negro.

Las investigaciones se centraron en un joven que de forma periódica vendía objetos de segunda mano en distintos establecimientos de la Isla. Tras numerosas gestiones, los investigadores pudieron ubicar el domicilio en el que residía el principal sospechoso, en la urbanización de Son Parc, en cuyo interior almacenaba efectos procedentes de los robos y que no había podido vender.

El pasado 1 de febrero tras efectuar un registro se recuperaron diversos objetos de procedencia ilícita del interior de la vivienda y se procedía a la detención del joven de 19 años de edad, al que se le imputan un total de 13 ilícitos penales, dando por esclarecidos los robos cometidos en las urbanizaciones de Torre Solí Nou, Arenal d´en Castell, Son Parc y Addaia, y en la ciudad de Maó.

En dependencias oficiales de la Guardia Civil de Maó, obran depositados distintos efectos recuperados y pendientes de reconocimiento por parte de su legítimo propietario, pudiendo las personas que hayan sido víctima de estos hechos pasar a reconocer sus efectos.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.