Saltar este contenido

El GOB pide que se analice la capacidad de carga náutica de Menorca

Ha presentado alegaciones al Plan de Puertos de Baleares

Puerto de Ciutadella
Puerto de Ciutadella

El GOB ha detectado una carencia en el Plan General de Puertos de Baleares que consideran clave, “responder previamente si es necesario seguir ampliando la oferta para responder (infinitamente?) a esta demanda“. Por esto ha solicitado que este Plan incorpore un análisis sobre la capacidad de carga náutica de las islas y sobre el nivel de saturación que se puede estar dando en algunos lugares.

El GOB señala que “hace años que en Menorca se van añadiendo pantalanes, campos de boyas y rampas para facilitar la actividad náutica. Se va incrementando constantemente la oferta sin que nadie esté analizando si la capacidad de carga del litoral ya se está superando”.

Creen que se ha entendido que no resultaba conveniente ampliar los aparcamientos de las playas sin prever un techo máximo, sino adecuar la oferta de estacionamiento a la capacidad de acogida de cada playa, y que también habría que incorporar al Plan de Puertos la capacidad náutica de cada isla y la presión actual que se registra. Y consideran que “esto es factible a partir de analizar en cada cala y playa que recibe visitas náuticas, una ordenación básica que descuente la zona dedicada a bañistas y las áreas con hábitats submarinos de interés (a no ser que dispongan de campos de boyas que eviten anclaje) y defina la capacidad para barcos de cada lugar. La suma de los diferentes lugares dirá cuál es la posibilidad de acogida”.

Destacan también que “hay que tener presente que la excesiva presión náutica sobre una determinada zona termina por degradar su atractivo. Sea por afectación al fondo marino, por contaminación de las aguas o por la propia sensación de masificación que puedan tener los usuarios o la ciudadanía que disfruta del litoral desde dentro o fuera de las embarcaciones”.

En el Plan se detectan actuaciones que incrementan la presión humana sobre zonas que hace pocos años que ya han experimentado ampliaciones en este sentido, como “el crecimiento del puerto deportivo de Addaia, donde se añade una zona que duplica zona de agua que se ha estado usando para tal fin”.

Hay que tener presente que no hace muchos años ya se hizo una reorganización y un incremento sustancial del número de amarres de la zona adyacente de Cala Molí. La constatación de un intento de nueva ampliación de oferta unos años después demuestra la necesidad de definir primero la capacidad de carga para no actuar sin techo.

En las alegaciones que el GOB ha presentado al Plan de Puertos de Baleares expone “los peligros potenciales de las rampas de varada, que implican a menudo puntos donde se llevan a cabo reparaciones y mantenimiento de embarcaciones. Al respecto, cabe recordar que en este tipo de actividad (rascado, pintado, cambios de aceite, etc) suelen generar residuos (sólidos, líquidos o en polvo) de materiales altamente contaminantes”.

Por esto, piden “que se prohíban las labores de mantenimiento y reparación en estas zonas y que el Plan prevea espacios donde pueda haber garantías de control de líquidos, sólidos y aerosoles, de forma que no se afecte el entorno próximo (ni hacia tierra ni el mar) y se haga una recogida controlada de cualquier residuo”.

La necesidad de definir concretamente los aparcamientos vinculados a las rampas de varada es otra de las cuestiones que plantea el GOB. El Plan cita diferentes lugares (Es Grau, Cala Molí y Macaret, Santo Tomás …) donde se prevé actuar para generar nuevas zonas de aparcamiento para vehículos y remolques, que complementen el servicio previsto para las rampas de varada, “pero no se detallan las zonas, sólo se dibujan grandes extensiones dentro de las que se supone que habrá que concretar. Este falta de definición impide valorar adecuadamente si los impactos a generar pueden encontrarse equilibrados con los servicios que se quieren ofrecer”.

El GOB pone como ejemplo la zona de Es Grau que “tuvo un incremento muy sustancial de aparcamiento hace unos años y no se entiende que ahora se quiera incrementar de nuevo este servicio. También Cala Molí y Macaret encuentran limitaciones no fáciles de resolver“.

El GOB considera que el borrador del Plan incorpora “filosofías interesantes para responder a las necesidades náuticas de manera más imaginativa para no tener que depender siempre de amarres en lámina de agua, como son las rampas de varada, los estacionamientos de embarcaciones en tierra y otros. Es un paso importante tratar de responder a la demanda con soluciones menos impactantes“.

El Plan General de Puertos de Baleares está en periodo de exposición pública.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.