Saltar este contenido

Menorca es el último destino que eligen los guardias civiles cuando se licencian

Los sindicatos denuncian que la carestía de la vida en la Isla condiciona la elección y piden un aumento en el plus de insularidad

Dotación de la Guardia Civil.
Dotación de la Guardia Civil.

Menorca e Ibiza son los últimos destinos que eligen los guardias civiles cuando se licencian por el elevado coste de vida, según han denunciado hoy sindicatos de la Guardia Civil y la Policía.

Ambos han exigido un aumento del plus de insularidad en Balears y han concretado que un Guardia Civil recibe al mes en Mallorca 68 euros, 85 en Ibiza, 120 en Tenerife y “casi” 350 en islas como Fuerteventura, Lanzarote, La Palma, El Hierro y la Gomera.

La diferencia es abismal y, como canario que soy, puedo decir que no se vive igual en Canarias que en Balears” debido a la carestía de la vida en el archipiélago balear, ha asegurado el secretario en Balears de la Unión General de Guardias Civiles, José Gregorio Baraja.

En Ibiza hay “compañeros” que viven cuatro agentes en su piso para poder “subsistir día a día”, mientras que sus familias residen en la Península, ha denunciado.

La Unión Federal de Policía (UFP) de Baleares y la Unión General de Guardias Civiles de Baleares se han sumado a la campaña de recogida de firmas de UGT Baleares, a través de la plataforma digital Change.org, para exigir la actualización del plus de insularidad de todos los funcionarios públicos del Estado en el archipiélago.

Los secretarios generales de la UPF en Baleares, José Evaristo Búrdalo, y de la Unión General de Guardias Civiles de Baleares han defendido en rueda de prensa la “dignificación” de la calidad de vida de policías y guardias civiles en Baleares.

Ambos han asegurado que Ibiza y Menorca son los últimos destinos de toda España que eligen los policías o guardias civiles recién licenciados en sus respectivas academias por la carestía de la vida, lo que tiene su repercusión directa en unas plantillas jóvenes con poca experiencia que continuamente cambian porque se marchan.

Según han explicado, la carestía de vida en Balears con alquileres de viviendas de 800 euros, dificultades para viajar a la Península o el precio de la cesta de la compra tienen que ver con el hecho de que, según las estimaciones de ambos sindicatos, el 22 por ciento de la plantilla de la policía nacional de Baleares está sin cubrir -unos 360 policías- y un 20 por ciento en el caso de la Guardia Civil.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.