Saltar este contenido

La Guardia Civil investiga la muerte del buzo menorquín en Eivissa

Está analizado sus condiciones de trabajo y si se cumplían las normas de seguridad

Imagen del lugar del accidente.
Imagen del lugar del accidente.

La Guardia Civil está investigando las causas de la muerte del submarinista menorquín mientras trabajaba en las tareas de mantenimiento del emisario de la bocana del puerto de Eivissa.

La Benemérita está analizando las condiciones laborales en las que se encontraba Rubén Ropero y otros tres buzos de la empresa subcontratada por la conselleria de Medi Ambient del Govern balear.

Se está investigando si se cumplían las normas de seguridad que exige la ley, según informa hoy el diario noudiari.es citando fuentes de la comandancia.

Rubén, de 28 años, se encontraba trabajando a 40 metros de profundidad cuando quedó inconsciente y fue sacado del agua. A pesar de que trataron de reanimarlo, había entrado en parada cardiorrespiratoria y no se pudo hacer nada por salvar su vida.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.