Los bosques de Menorca necesitan leñadores – menorca al día
Skip to content

Los bosques de Menorca necesitan leñadores

La desaparición de ciertos oficios tradicionales están provocando el abandono de los bosques

El bosque de Menorca no está limpio
El bosque de Menorca no está limpio
La falta de mano de obra hace que se desaproveche mucha madera

En estos días se ha montado una “sitja”, construcción tipo horno para la cremación de madera para la obtención de carbón vegetal. Un método tradicional del que se consigue un producto de calidad al mismo tiempo que se elimina del bosque un elemento que lo embrutece. La mata o lentisco es un tipo de arbusto que crece rápido. No tiene mucho provecho y, por contra, es un elemento que favorece que un incendio se extienda más rápido. Pero los pocos que aún conocen los antiguos oficios del campo de Menorca saben que de él se obtiene un carbón vegetal de gran calidad. También lo saben en los restaurantes con barbacoa. La quema de este tipo de carbón deja un mejor sabor o, como explica es carbonero Vicente Pons, no deja el mal sabor de otros carbones procesados que vienen de fuera.

A Pons le preocupa que la falta de mano de obra en el oficio de leñador provoque que los bosques de la isla se suman en un abandono que favorezca la proliferación de incendios, la propagación de plagas o que -simplemente- evidencie un aspecto de abandono que no favorece a la imagen que se quiere dar de nuestra isla.

Pons se ha pasado la última semana montando una sitja que permanece entre cinco y seis días encendida. Durante ese tiempo ha de estar vigilando el proceso. Este horno lleva unas seis toneladas de madera de lentisco que van ardiendo lentamente y que acabarán convirtiéndose en unos 1.200 kilos de carbón vegetal. Varios grupos organizados, unos desde el Parque natural de s’Albufera de Es Grau, otros desde colegios, han ido pasando por el lloc de Sa Furadada en Ferreries. Es el último vestigio de una profesión que queda como testimonio de un tiempo en el que había constructores navales, carpinteros o ebasnitas de cercas y otros profesionales que saneaban los bosques obteniendo un beneficio. El arduo trabajo no es amigo de las nuevas generaciones que buscan o escogen oficios más fáciles, opina Pons, pero eso va en detrimento de un bosque que queda desatendido.


Comments (2)

  1. pues que pena , pero actualmente con las normativas que hay tan restrictivas o prohibitivas no se puede hacer mucho , y hay mucho por hacer , se pueden limpiar los bosques y crear biomasa para generar energia,o industrias en relacion a la madera pero no hay voluntad politica de ayudas a empresarios emprendedores ni mas cosas que no me da tiempo a comentar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.