Skip to content

12 años de cárcel para el hombre que mató a su madre en Ciutadella

Han rebajado la condena por considerar que sufrió una "alteración psíquica"

Juzgado de Palma donde se ha realizado el juicio esta mañana
Juzgado de Palma donde se ha realizado el juicio esta mañana

Un tribunal del jurado ha condenado este lunes a 12 años de prisión a un hombre por matar a su madre a puñaladas en 2016 en Son Blanc, Ciutadella, por la tentativa de homicidio de su padre y por herir a su hermano, hechos que ha admitido y por los que se ha conformado con la pena solicitada por la Fiscalía.

Acusación y defensa han alcanzado un acuerdo de conformidad en el juicio celebrado ante el tribunal del jurado en la Audiencia de Palma.

Según el escrito de acusación, la familia, procedente de Barcelona, pasaba aquel verano unos días de vacaciones en un domicilio de la urbanización menorquina acompañada de varios amigos y parientes, cuando, en la noche del 25 de agosto, tras la cena, el procesado se marchó a su habitación y poco después volvió a salir, cogió un cuchillo de la cocina y salió a la terraza con idea de suicidarse.

Al ver su actitud, su hermano se sentó junto a él para tratar de impedir que se hiciera daño y el acusado, para evitarle, volvió a su cuarto. Entonces, el otro hijo subió a la habitación de sus padres para alertarles de la situación.

La madre, según el relato del fiscal, fue al dormitorio del joven, entonces de 26 años, para intentar que desistiera de sus intenciones, pero entonces él se abalanzó sobre ella y le asestó 39 cuchilladas en distintas partes el cuerpo, causándole graves heridas que poco después acabaron con su vida.

Ante los gritos de la mujer, que tenía 60 años, su esposo, entonces de 62, bajó, cogió un cuchillo de sierra de la cocina y entró en la habitación. Padre e hijo forcejearon y el joven le clavó su cuchillo dos veces en el tórax y una en el abdomen.

Intervino después el hermano del acusado, prosigue el escrito de acusación, que al tratar de quitarle el cuchillo al agresor sufrió una herida en la mano derecha.

El homicida también se acuchilló él mismo con intención de matarse y estuvo ingresado varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Mateu Orfila de Maó.

En el juicio, para fijar la pena, la Fiscalía ha tenido en cuenta la admisión de los hechos y la circunstancia eximente incompleta de alteración psicológica del acusado, y ha rebajado la petición inicial, que era de 31 años de prisión.

El acusado se ha conformado con una condena de 8 años de prisión por el homicidio de su madre, 4 años de cárcel por la tentativa de homicidio de su padre y ha admitido también una condena de multa de 1.500 euros por las lesiones ocasionadas a su hermano.


Deja un comentario

Your email address will not be published.