Skip to content

La caída del turismo británico en España sería del 15 por ciento si hay un “Brexit duro”

Los visitantes anglosajones ya han bajado un 9% en Menorca

En el aire.
En el aire.
La llegada de turistas anglosajones a Menorca depende de si hay un Brexit duro o pactado.

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Juan Molas, mostró este jueves la preocupación del sector por la situación del Reino Unido y advierte que un Brexit ‘duro’ podría suponer una caída cercana al 15% en la llegada de turistas británicos a España en la próxima temporada estival.

Durante la presentación de las previsiones hoteleras para la temporada de primavera y la próxima Semana Santa, en la que los datos reflejan cierta estabilidad y continuismo, Molas ha explicado que pese a esta previsión de caída en los primeros meses del año los turistas británicos se siguen comportando “con normalidad”, de hecho el aumento del número de llegadas de visitantes procedentes de Reino Unido en los dos primeros meses ronda el 3%.

“Si hay un Brexit duro y todo lo que ello conlleva: necesidad de visado o caída del tipo de cambio de la libra podría llegar a una caída de visitantes del 15% respecto al año anterior. Esto supondría afectar a un entorno del 2,7 millones de turistas, teniendo en cuenta que nos visitan unos 18 millones de británicos”, explicó Molas.

Pero esto es una previsión ya que hay un dato que lo contradice y es que en enero y febrero han aumento un 3% la llegada de británicos respecto al pasado año. “Esto significa que los británicos siguen manteniendo una compra parecida a años anteriores principalmente porque anticipan sus compras ante el temor de un Brexit duro”, explicó.

De hecho, ha asegurado que se han registrado incrementos en el caso de Costa del Sol y cerca del 5% y en Costa Dorada de casi un 6%.

Por contra, en el caso de Baleares, los turistas británicos han descendido un 9% en Ibiza y Menorca y un 6% en Mallorca. No obstante, los hoteleros han opinado que esto no se debe únicamente al Brexit, sino que achacan también al impuesto de turismo sostenible, que consideran “escandaloso”, y a los problemas de conectividad aérea.

“Las ventas del mercado británico en términos generales están funcionando bien y ojalá se mantengan”, afirmó Molas.


Deja un comentario

Your email address will not be published.