Skip to content

Poker, de juego de mafiosos a deporte mundial

El Casino Marítim se llena de torneos

El mejor del mundo.
El mejor del mundo.
El español Adrián Mateos se ha consagrado como el mejor del mundo en esta modalidad.

¿Quién no ha visto esas famosas escenas de mafiosos, vaqueros y tipos rudos jugando al poker? Por mucho tiempo, el poker fue un juego asociado con la calle, la trampa y las malas costumbres.

Sin embargo, con la llegada del internet y la popularización del juego en línea, el poker tomó otro auge y ahora se levanta como un deporte de renombre mundial.

Los casinos siempre fueron su refugio

Si bien las calles le dieron fama a este juego, los casinos siempre fueron su refugio por excelencia. Los casinos son un territorio neutral en donde los jugadores siempre pueden acudir a jugar contra la casa o entre sí.

Si bien las calles representaban la emoción de la clandestinidad, de lo ilegal (mientras el juego lo fue) y de lo peligroso; jugar al poker en el casino es sinónimo de diversión, de estatus y hasta de cultura.

Para muestra un botón, hoy por hoy hay torneos semanales de poker en el Casino Maritim, en donde se reciben a jugadores de todo el mundo. Así mismo, muchos sitios web como Mr Green reciben a miles de usuarios diariamente en busca de diversión y de la posibilidad de ganar algo de dinero en el proceso.

Esto sin mencionar que grandes casinos del mundo prestan sus instalaciones para albergar gigantescos torneos de poker en los que participantes de todo el mundo se unen en una búsqueda por un premio bien gordo.

Muchos jugadores comenzaron en el casino o probando la tendencia del juego en línea, luego se sumaron a la locura que es el póker profesional, como es el caso de Adrián Mateos, el español consagrado como mejor jugador del mundo.

La nueva popularidad de este deporte

Tan cierto es que el poker tiene ahora una nueva vida y un nuevo status, que recientemente se rompió un curioso récord en este juego.

El holandés LexVeldhuis juntó más de 36.000 personas para verlo jugar en streaming. ¡Un solo jugador juntó en línea más de las personas que caben en Riazor o  La Romareda! Esto dice mucho sobre el público y su hambre de poker.

En torneos como los que se juegan en nombre de famosas casas de poker, la totalidad de espectadores pueden ascender hasta el millón e incluso más. Daniel Negreanu, quizás la máxima figura de los últimos años, es literalmente un rock star, su cara es famosa en todos los rincones del planeta.

Ni hablar de la resonancia que logra este deporte de cartas cuando personalidades como Ronaldo, Neymar y el mismísimo CR7 se prestan para ser embajadores de una de las marcas más grandes.

Hoy, antes que jugar al Uno, ajedrez o incluso a los videojuegos, parte de la juventud toma una baraja y prefiere jugar al poker. Así que los mejores años de este juego apenas están comenzando.

Antes era mafiosos, hoy es bastante popular, pero lo que sigue podría ser el posicionarse al mismo nivel de espectáculos como el fútbol o la NBA.

El poker, como deporte, lo está haciendo todo bien y sin dejar mucho al azar.


Deja un comentario

Your email address will not be published.