Skip to content

Protestas por la insostenible situación de la “escoleta” de Ferreries

Un grupo de madres y padres han iniciado una recogida de firmas

La "escoleta Ses Oronelles es la única que hay en el municipio
La "escoleta Ses Oronelles es la única que hay en el municipio

Una posible masificación por el aumento de la ratio de alumnos, la negativa del Ayuntamiento a contratar una nueva educadora, la jornada de las educadoras no está cubierta al 100%, la cooperativa que gestiona el centro funciona con un contrato prorrogado,… son muchas las quejas que han llevado a un grupo de padres y madres de Ferreries considerar “insostenible” la situación y a iniciar una recogida de firmas para evitar la última decisión municipal respecto a la “escoleta” Ses Oronelles.

La protesta es “por el número de aulas que quiere abrir el Ayuntamiento este nuevo curso 2019-2020 en la escuela infantil de 0 a 3 años por un motivo puramente económico, lo que se suma a una serie de problemáticas que se han ido dando a lo largo de los años hasta llegar a un punto insostenible”.

Este grupo de madres y padres explica que “la propuesta que el Ayuntamiento hizo llegar a la escuela a finales de julio cuando ya estaban los grupos del próximo curso planificados, obliga a llenar al máximo las aulas de la guardería Ses Oronelles, la única que hay en el municipio. El Consistorio establece un aula de bebés, dos aulas de P1 (con 12 niños/as por grupo), dos aulas de P2 (18 niños/as por grupo) y un aula mixta de P1 y P2 (15 niños/as). De esta manera no queda ninguna plaza libre en P2 para nuevos niños/as que se quieran inscribir a lo largo del curso, en todo caso obligaría a adherirse al 10% de aumento de ratio, lo que supone una masificación de las aulas . En el caso de P1 sólo quedarían dos únicas plazas libres para nuevas matrículas. Hay que tener en cuenta que el número de nuevas matrículas que se han hecho otros años una vez el curso ya había empezado ha sido de entre 13 y 25 niños/as nuevos por curso”.

Recuerdan que “en estos años se ha luchado, también desde el Ayuntamiento de Ferreries, para defender un pacto de la equidad en la educación de 0 a 3 años, siendo Menorca un referente de esta etapa en Baleares y en el resto del país. Ahora que el pacto se ha conseguido, no se puede dejar que en Ferreries la educación infantil no sea de calidad por una cuestión presupuestaria tan ridícula, comparado con todo lo que maneja un Ayuntamiento”.

Además de la recogida de firmas, madres y padres han organizado una reunión informativa abierta a todos el próximo martes, 13 de agosto, en el Auditorio de Ferreries. Y, si el Ayuntamiento no acepta replantear la situación, no descartan organizar más acciones de protesta.

Reconocen que saben que son ratios que el marco legal acepta, pero no las consideran adecuadas, operativas ni idóneas para dar una atención de calidad en una etapa tan delicada como la de la primera infancia. “Aulas con números de niños similares a P2 se han dado ya durante este curso 2018-2019 y ha sido complicado, a pesar de los esfuerzos, buen trabajo y predisposición de las educadoras. Resulta casi imposible que una sola persona pueda atender bien a 18 niños/as de 2 años cuando la mayoría aún lleva pañal, algunos que ya controlaban esfínteres han vuelto atrás, se pueden dar también casos de niños con necesidades especiales aún no detectadas y no hay margen por imprevistos”.

Según los padres, “las propias educadoras de la guardería, que gestiona la Cooperativa COEDINFE, son conscientes de esta problemática y se han movilizado también para hacer una propuesta más acertada al Ayuntamiento que los padres apoyan y defienden: un aula de bebés, tres aulas de P1 y tres aulas de P2”.

Este grupo de madres y padres señalan que “el motivo del Ayuntamiento para no querer pagar una sola plaza más de educadora es puramente económico, como la concejala de Educación reconoció en la reunión con el Consell Escolar. Y la cifra se sitúa sobre los 15.000 euros. Esto es lo que costaría dar una educación de calidad, en lugar de tener las aulas llenas al máximo y las educadoras desbordadas. Los padres y madres no pueden entender ni aceptar que el Ayuntamiento de Ferreries no quiera hacer el esfuerzo de aportar esta cantidad por la única guardería del pueblo, y más teniendo en cuenta que las aportaciones del Consell Insular han aumentado en los últimos años por este mismo servicio”.

Pero no es esta la única queja que plantean sino que reconocen que hay una serie de problemas que “se arrastran en el tiempo: la jornada de las educadoras no está cubierta al 100% como tocaría sino al 90%; la cooperativa funciona con un contrato prorrogado y aún espera que el Ayuntamiento redacte de nuevo los pliegos del concurso como le corresponde; otros años que el Ayuntamiento ya quería reducir aulas, las educadoras han hecho el esfuerzo de mantener los grupos abiertos a costa de perder la persona de apoyo que deberían tener; la APIMA de la guardería se ha hecho cargo de asumir en ocasiones el coste de tener una persona de apoyo por el bien de las educadoras y los niños/as, además de pagar muchos otros servicios que no tendría por qué asumir, como actividades que se hacen en horario lectivo …”

Según cuentan “otros años que ha habido protestas, el Ayuntamiento ha argumentado que el servicio es deficitario (qué servicio de atención a las personas o de tantas actividades que se hacen en un pueblo no lo es, deficitario?) Y ha amenazado con subir aún más la cuota que pagan los padres, que por cierto es la más alta de las escuelas de Menorca, comparando sólo centros municipales con los mismos servicios y horarios que la de Ferreries (sin comedor ni escuela matinal, por ejemplo)”.

Dejan claro que si el Ayuntamiento no acepta replantear la situación, no descartan organizar más acciones de protesta.


Deja un comentario

Your email address will not be published.