Skip to content

Menorca es la isla de Baleares donde se da más importancia a la educación

Según el último Barómetro Gadeso

La ciudadanía cree que falta relación entre lo que se enseña y el mundo laboral
La ciudadanía cree que falta relación entre lo que se enseña y el mundo laboral

Con motivo del próximo inicio del curso escolar Quaderns Gadeso ha elaborado un Barómetro sobre la educación en Baleares. De los datos conseguidos se deduce que Menorca es la isla donde se da más importancia a la educación de los jóvenes y donde se da el mayor grado de satisfacción con el sistema educativo, aunque este no llega al aprobado y se queda en el 4,7.

El fracaso escolar y el abandono de la educación son los principales problemas que percibe la ciudadanía. Le siguen la falta de relación entre lo que se enseña y el mundo laboral, la falta de recursos y de inversión y la masificación de las aulas.

El Barómetro destaca que “la crisis y la post crisis socioeconómica ha influido en el aumento de la importancia que se otorga a la educación… Un 95% sigue considerando que una buena formación mejora las posibilidades de encontrar trabajo. El 53% considera que la educación es imprescindible para un desarrollo personal. El 34% cree que la educación es necesaria para aprender a convivir y el 32% considera que la educación permite desarrollar el valor del esfuerzo”.

El grado de satisfacción de la ciudadanía de Baleares con el sistema educativo es bajo y Gadeso señala también que “es preocupante que el 65,2% de la población, aunque sigue considerando la Formación Profesional como la hermana pobre del sistema educativo, dirigida, básicamente, a alumnos de familias de estratos sociales medios-bajos. El 62,3% cree que hace falta una buena orientación académica y profesional en los centros educativos, en las distintas etapas, especialmente en la Secundaria (ESO) y el Bachillerato”.


Comment

  1. … lo pongo en duda… si le diéramos la importancia que se merece, obligaríamos a nuestros políticos a que denunciasen el concordato con la cosa sede esa, que nos condiciona a tragarnos las clases de religión en las escuelas e institutos, sesiones de proselitismo descarado en esas mentes inocentes… si de verdad nos importase la educación de nuestros hijos, haríamos algo, en vez de permitir tal despropósito en pleno siglo XXI

Deja un comentario

Your email address will not be published.