(Fotos) El Hestia Menorca se estrena en Bintaufa con una cómoda victoria – menorca al día
Skip to content

(Fotos) El Hestia Menorca se estrena en Bintaufa con una cómoda victoria

hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlobasket leb plata
Urko Otegui fue el MVP del partido. Foto: Tolo Mercadal
Biel Serra
Biel Serra
Biel Serra
Biel Serra
hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlobasket leb plata
hestia menorca benicarlo oriol pagesbasket leb plata
hestia menorca benicarlo oriol pagesbasket leb plata
Hernández
Hernández

Y cayó la primera. El Pavelló Menorca fue testigo de la superioridad del Hestia Menorca ante el CB Benicarló. Pese a la lucha visitante, que amenazó con poner las cosas difíciles en el principio del tercer período, el Menorca sentenció el partido con una cómoda victoria 78-57, basada en una gran defensa, un omnipresente Otegui, un lujo para la categoría, un Pitu Jiménez que mostró sus galones y un fondo de armario menorquín que mostró que dará minutos de calidad.

Dentro de la buena aportación de todo el equipo, destacaron los 18 puntos y 6 rebotes de Urko Otegui, que le valieron para ser el MVP del partido, o las dobles figuras, 10 puntos y 10 rebotes de Deion Bute.  Por parte del Benicarló, destacaron Dordevic, 14 puntos y Olechanavic, con 13.

La puesta en escena no pudo ser más positiva para el Hestia Menorca, que abría el partido con un 5-0 iniciado con un 2+1 de Okeke. Casi tres minutos tardaba en anotar el Benicarló, que se veía maniatado por la defensa local, pero no bajó los brazos poniendo máxima igualdad en el marcador 7-6. Otegui mantenía al equipo de Pagès por delante en el electrónico con 6 puntos consecutivos, 9-6 a 3’40 de finalizar el primer acto. El Benicarló se veía obligado a parar el partido, tras ver como el Menorca mejoraba sus prestaciones ofensivas y se iba hasta los 7 puntos, 13-6, tras canasta de un omnipresente Otegui.  Los visitantes lograron frenar el juego local y el período finalizó con un 17-11 en el marcador.

El Hestia Menorca conseguía la máxima renta, +9,  tras un triple de Guebert y canasta de Pitu Jiménez, que neutralizaban los dos puntos iniciales del Benicarló. La buena defensa local empezaba a dar sus frutos, conjugado con un mayor acierto ofensivo, obligando, de nuevo, a  Adell a pedir tiempo muerto, tras triple de Guebert, el segundo hasta el momento, y transición finalizada por Biel Serra, que elevaban la renta hasta los 13 puntos, a 4’36 para llegar al descanso. Los menorquines se encontraban a gusto y seguían elevando su ventaja, tras un triple de Hernández, pero Pagès pedía tiempo muerto, tras un 0-5 para los valencianos, que eran sostenidos por Dordevic. El conato de romperse el partido quedó abortado y se llegó al descanso con 11 puntos de ventaja para el Hestia Menorca.

Tras el descanso, el Benicarló salía con descaro, y lograba mantener un intercambio de canastas del que salía beneficiado, ante un Menorca que sufría en ataque, viendo como en 2’30 de juego se estrechaba el marcador, 38-33. Los visitantes parecían haber dado con la fórmula para agujerear la telaraña defensiva menorquina, por lo que Oriol Pagès paraba el partido. De la mano de Otegui, ¿quién si no?, el Menorca recuperaba terreno perdido, y un triple de Corbacho devolvía los 10 puntos de renta, 47-37. El descaro con el que había iniciado el período el Benidorm se vio neutralizado, con un Menorca que cerraba un 10-2 de parcial, tras un triple de Pitu Jiménez, estableciendo la máxima ventaja, 61-43, +18 de los que mantuvo 16 al finalizar el tercer cuarto, tras una técnica al mallorquín Serra.

Bute, buen partido el suyo, abría el último cuarto, con un partido que parecía roto en favor de los menorquines. La diferencia rondaba los 18 puntos, por lo que la victoria ya no peligraba. De hecho la ventaja no hacía más que aumentar,  73-49, con el fondo de armario mostrándose como muy válido, en un Bintaufa que se había convertido en una fiesta, de luces y música. El partido murió con el base menorquín, Timoner, al mando de operaciones y una diferencia final de 21 puntos, certificada por Okeke.

Incidencias

Gran ambiente en el Pavelló Menorca, con 1900 personas en las gradas, que despidieron al equipo con una gran ovación.

Consulte aquí las estadísticas del partido

Galería de Imágenes. Fotos: Tolo Mercadal


Deja un comentario

Your email address will not be published.