Más medidas para proteger a la gente mayor del COVID 19 – menorca al día
Skip to content

Más medidas para proteger a la gente mayor del COVID 19

Cada vez se toman más precauciones para garantizar que no haya focos de contagio en residencias de ancianos

La atención domiciliario a las personas mayores es uno de estos servicios
La atención domiciliario a las personas mayores es uno de estos servicios

Los grandes perdedores de esta crisis sanitaria están siendo las personas mayores. Este virus puede afectar a personas de cualquier tipo de edad pero las cifras son claras; los más perjudicados están siendo los que tienen más edad y, particularmente, aquellos que arrastran otros problemas de salud.

Desde el inicio de la crisis se tomaron medidas en los centros asistenciales o residencias para garantizar que no se contagiaran aquellos perfiles más sensibles al virus. Desde la limpieza de manos al control de la temperatura. Pero con el avance de los días se han ido aplicando protocolos más estrictos. Eso ha llevado a que se cancelaran las visitas, que el control con el personal de los centros fuera más exhaustivo e incluso a plantear un escenario de actuación si, llegado el caso, apareciera un positivo dentro de la residencia.

Desde la Fundación Edad y Vida reclamaron en un primer momento que se destinaran médicos a asistir a la gente mayor que estuviera enclaustrada en las residencias. Actualmente el personal está formado por profesionales asistenciales y la figura del facultativo no es presencial, si no que acude sólo si hace falta. En el panorama actual, donde médicos y perfil sanitario están centrando su atención en los casos más graves, la gente mayor que está encerrada en un centro está a expensas de la atención de los profesionales asistenciales y nadie más.

En Menorca ya se han dado casos de positivos en un mismo centro (como en Es Mercadal) y eso ha hecho que el resto de centros hayan dado un paso hacia el supuesto de que pudiera suceder también en otros lugares. En esencia se intenta detectar cualquier posible caso con la mayor fidelidad y anticipación posible y disponer de una zona de aislamiento para no exponer al resto de residentes.

La labor encomiable de estos trabajadores (mayoritariamente mujeres) que conviven y cuidan de las personas mayores es su mejor oportunidad de supervivencia en estos momentos y aunque el contacto físico con los familiares no es posible, sí que ayudan en la comunicación telefónica e incluso por videoconferencia.

El siguiente paso es el de dotar al personal de las residencias y a sus propios usuarios de los test fiables que ayuden a detectar posibles casos para garantizar un freno al contagio masivo.


Deja un comentario

Your email address will not be published.