Semana ¿Santa? – menorca al día
Skip to content

Semana ¿Santa?

Sin opciones para que se desarrolle la fiesta cristiana en Menorca, se recomienda conectarse a los recursos que hay a través de internet

Catedral de Ciutadella
Catedral de Ciutadella
El culto se traslada a casa

Los más viejos del lugar recuerdan que sólo en una ocasión no se pudo celebrar la Semana Santa: en la Guerra Civil. La salud prima por encima de todo el resto de consideraciones y eso ha hecho que caiga del calendario todo tipo de congregaciones, sean cristianas o no. Pero la fe mueve montañas.

A falta de procesiones, misas o ritos, las herramientas que otorgan los tiempos que vivimos hace que los fieles que lo deseen puedan utilizar recursos disponibles en internet, como así recordó el Obispo Francesc Conesa en un escrito publicado en la web del Obispado.

Es un tiempo de confinamiento y de interioridad. Se puede aprovechar esta circunstancia para reflexionar sobre la condición cristiana en el marco de la familia. También es un tiempo de solidaridad. En el escrito del Obispo se hace referencia a varios conceptos de valores cristianos que se pueden trabajar desde casa.

En multitud de ocasiones se ha criticado a la Iglesia por ser lenta a la hora de modernizarse, de ponerse a la altura de los cambios sociales y culturales. Ahora las circunstancias empujan a utilizar la imaginación y los recursos disponibles para mantener la fe y los actos que la acompañan. Además de paciencia para sobrellevar la pérdida de los actos propios de la Semana Santa e incluso de los más cotidianos como la misa.

¿Cómo saldrá la Iglesia de esta experiencia? Quien se considera cristiano tiene a su disposición programas de radio y televisión, webs alusivas a la celebración cristina (aunque sea desde casa) y más recursos. A nivel social se produce aquí un impás, un quiebro en las tradiciones que nadie sabe aún si supondrá una pérdida irrecuperable de fieles o todo lo contrario cuando vayamos volviendo a la normalidad.


Comment

  1. … ojalá fuese “una pérdida irrecuperable de fieles”, pero no creo que ocurra, los creyentes están abducidos por unos dogmas de obligado cumplimiento, sujetos a castigos punitivos, lo mismo que animales amaestrados de un circo… pero aclaremos que a quien le fastidia más la cancelación de los desfiles de autobombo proselitista no es a la grey cautiva, que total, seguirá con sus abluciones desde casa, en la intimidad, que es como tiene que vivirse su religiosidad… sino al clero, a la organización jerárquica que vive del postureo para que no decaiga el gran bluff que son las creencias… y sólo por eso estoy que no quepo en mí de gozo y satisfacción, y como yo miles que al fin tendremos un mes de abril sin las dichosas menciones a unos actos que nos son ajenos, pues no son representativos de nuestra sociedad, sino sólo de unos pocos, actos excluyentes que acaparan calles, recursos, policía y cortes de tráfico, y que son la cabeza de puente para que otras confesiones intenten en un futuro meter también las suyas… un año en blanco para la iglesia y un respiro para la sociedad… ojalá hiciese reflexionar un poco a las autoridades, las de verdad, y obligase a las sectas a hacer sus ceremoniales a puerta cerrada para su público, y nos dejasen a los demás en paz… pero viendo cómo se preocupan los medios, no en informar, sino en perder referentes cíclicos acerca de los que informar, algo inaudito, como si tuviese una importancia capital, que no la tiene, pues no pasa nada si no se hacen las dichosas procesiones… lo dicho, disfrutemos este año de una cosa positiva que nos ha traído el coronavirus…

Deja un comentario

Your email address will not be published.