Cómo evitar dolores musculares durante otro posible confinamiento – menorca al día
Skip to content

Cómo evitar dolores musculares durante otro posible confinamiento

Claves para estar en forma, incluso si tienes que entrenar en tu salón o en tu cuarto

Existe en el mercado una infinidad de posibilidades para entrenar sin salir de casa y que los resultados sean muy similares a los que podrías obtener en el gimnasio.
Existe en el mercado una infinidad de posibilidades para entrenar sin salir de casa y que los resultados sean muy similares a los que podrías obtener en el gimnasio.

Sentir dolores musculares durante el confinamiento es algo completamente normal, principalmente porque pasamos de una vida activa, andando para hacer la compra o hacer ejercicio, como también la actividad en el trabajo nos hacen que nuestra rutina no se centre entre cuatro paredes. Sin embargo, muchas personas a causa del confinamiento se han ido encontrando más débiles de la cuenta y temen que, si hubiese otro confinamiento, estar físicamente peor. En este artículo queremos que tengas todas las claves para evitar los dolores musculares y sentir que estás en forma, incluso si tienes que entrenar en tu salón o en tu cuarto.

Entrena en casa durante el confinamiento

Estar en casa durante todo el día y durante semanas puede ser un problema si no nos movemos del sofá o de la silla, puesto que nuestro cuerpo se va a empezar a acomodar a esa vida y es posible que las reservas de grasa vayan aumentando, como también otros elementos como el colesterol que no son para nada beneficiosos para nuestro organismo. Es por eso por lo que incluso en nuestro salón podemos estar entrenados y en forma, aunque conviene tener conocimientos sobre las diferentes actividades que se pueden realizar en un espacio reducido.

Quizás este es el principal problema que tienen las personas al pensar que es prácticamente imposible entrenar en un salón, incluso si estamos hablando de un estudio, sin embargo, se ha podido comprobar, con innumerables vídeos por YouTube de entrenadores personales, como también en artículos especializados que incluso con el propio mobiliario de la casa se puede entrenar todos los grupos musculares, lo que conseguirá que no sientas dolor en las piernas o tampoco en la espalda. Un ejemplo claro lo encontramos con el sofá, ya que es un elemento que puede servirnos perfectamente para hacer flexiones o también abdominales. En el primer caso, tendríamos que poner las manos sobre el filo del sofá, alejar las piernas y empezar a hacer este ejercicio, siendo la intensidad más leve que si lo hacemos, por ejemplo, en el suelo en horizontal. En el caso de las abdominales, una forma muy práctica de hacerlo es con las piernas en alto, dejándolas de caer en el sofá, consiguiendo que de esta manera la tengamos estabilizadas para realizar el ejercicio. 

Existen otros ejercicios que se pueden hacer con la ayuda de un sofá, aunque también puedes servirte de otros elementos que pueden serte de gran utilidad, como podemos leer en Deportizados.com y que no requieren de espacio en la vivienda. Es posiblemente este el enemigo de los que piensan que hacer ejercicio en casa requiere un gran instrumental o incluso elementos de gran tamaño como máquinas de musculación que simulan las de los gimnasios o incluso cintas de correr o elípticas, las cuales en las casas pequeñas es impensable colocarlas puesto que no se tiene espacio. Existe en el mercado una infinidad de posibilidades para entrenar sin salir de casa y que los resultados sean muy similares a los que podrías obtener en el gimnasio o en la calle, como bandas elásticas, pesas rusas, pelotas de Pilates, entre otros tantos que a día de hoy venden y que tienen un precio muy económico.

Estira y cuida tu cuerpo

Otro de los grandes problemas que encontramos cuando estamos confinados es que no estiramos bien los grupos musculares y es en ese momento cuando comienzan los dolores y las contracturas. Cuando estamos encerrados no solo tenemos problemas relacionados con la forma física, sino que también nuestra salud mental puede hacer aguas al no poder ver la luz del Sol, tomar aire fresco o simplemente hablar con los amigos. Este problema crea ansiedad y mucho estrés en la persona, pudiendo incluso caer en una depresión. Todos estos trastornos mentales pueden tener consecuencias directas con el estado físico de la persona, haciendo que comiencen los dolores musculares por la espalda, el cuello, la cabeza e incluso por el resto del cuerpo, siendo una sensación muy desagradable. Para aliviar el estrés, todos los especialistas recomiendan practicar pilates o yoga, debiendo de tener ciertos materiales que te serán de gran ayuda.

Uno de los que más suele ayudar para eliminar el dolor muscular y las contracturas es el foam roller, y en el catálogo de foam roller de Salud10 puedes encontrar una buena selección de estos elementos que se podrían definir como cilindros de foam que cuentan con pequeñas protuberancias que activarán ciertas zonas del cuerpo para liberar la tensión. Esto, junto con las esterillas para yoga y la pelota de pilates pueden ser auténticos aliados para reducir tu estrés, poder meditar y relajar la mente, la cual está conectada directamente con el cuerpo.

Otros cuidados durante el confinamiento

Durante el confinamiento tenemos que seguir una rutina bien fijada para evitar los dolores musculares, tanto de aquellos que vienen de nuestra forma física, como también cuando nos encontramos mal anímicamente, puesto que, como hemos podido comprobar, gran parte de la sociedad ha caído en depresión al no poder estar en contacto con sus seres queridos.

Es por eso que, en primer lugar, es importante cuidar sobre todo la espalda, como leemos en ElDiario.es, ya que se podría decir que va a ser la estructura principal para el resto de miembros de nuestro cuerpo, y si la espalda comienza a dolernos, con mucha seguridad empezará a doler también el resto. Para esto, estira todos los días y si puedes hacerlo dos veces, una por la mañana y otra por la tarde mucho mejor. También, en el momento en el que estés sentado, recuerda tener la espalda recta y en una posición adecuada para ti ya que estar muchas horas tumbado o en mala postura puede ser muy doloroso al cabo de los días, sobre todo si no vuelves a dar paseos hasta dentro de un par de semanas. 

Por otro lado y no menos importante, mantén la cabeza ocupada, ya bien sea leyendo un libro, viendo una serie, pero sobre todo, haciendo vida social con tu pareja o con tus amigos por las redes sociales o con la ayuda de las aplicaciones de mensajería, aunque también se necesitará un poco de motivación y escuchar la voz de la persona en directo más que por mensajes de texto.


Deja un comentario

Your email address will not be published.