Así viajaremos en la era Covid-19 – menorca al día
Skip to content

Así viajaremos en la era Covid-19

Controles previos, partes médicos y mayor seguridad sanitaria antes, durante y después

Viajar con el termómetro no basta
Viajar con el termómetro no basta
A la vuelta del viaje se debería seguir testando la salud del viajero

A lo largo de la historia se han sucedido los episodios en los que se tomaban todo tipo de precauciones frente a los viajeros que venían de otros lugares exóticos. El choque de culturas derivaba muy frecuentemente en enfermedad y muerte. Eso era debido a que cada individuo se exponía a una biodiversidad que le era desconocida hasta el momento y para la que su cuerpo probablemente no estaba preparado, y al revés, hacía su propia aportación de bacterias o microorganismos que podían afectar negativamente al lugar al que llegaba.

El concepto de cuarentena existe desde el siglo XIV, cuando en Venecia se consideraba útil aislar cuarenta días a los sospechosos de peste negra. Aunque la práctica del aislamiento tiene raíces más antiguas, como indica la Biblia en relación a la lepra.

Volviendo a la actualidad, en un mundo globalizado e interconectado como el que tenemos, las diferencias entre espacios, hábitats y microorganismos no son tantas. Podríamos decir que se toleran mejor tras centurias de intercambio de partículas biológicas. No obstante, la llegada de la pandemia del COVID obliga a replantearse fórmulas de contención o de mayor seguridad sanitaria en los desplazamientos. El confinamiento es sinónimo de precaución y ya sabemos que consigue frenar la expansión de virus. Por las características del virus SARSCoV-2 no deben ser ya 40 días, pero si 14. Pero al mismo tiempo la inactividad congela la economía, más en territorios que viven del turismo.

Por eso hay que plantear cómo van a ser los viajes a partir de ahora. La prevención es fundamental y un control previo de salud también. El Ministerio de Sanidad y a través de la Resolución del pasado 11 de noviembre sobre controles sanitarios a realizar al entrar en España establece algunos criterios. Por ejemplo, en el caso de personas que lleguen desde Estados Unidos se pide que el viajero se haga una prueba diagnóstica de infección activa SARSCoV-2 con resultado negativo realizada 72 horas antes a la llegada a su destino. Para este caso se debe tener un documento acreditativo en inglés o español en formato papel o electrónico con los datos personales. Se pide PCR y no sirven otras pruebas como de antígenos, serologías o de anticuerpos. Además es una exigencia por pasajero, independientemente de su edad.

Este “pasaporte de salud” será la tónica a partir de ahora y es posible que se vaya extendiendo su obligatoriedad pese a que esta misma semana el Govern de les Illes Balears anunciara que a partir del 20 de diciembre se pedirá una declaración responsable así como una distinción entre turistas, visitantes por motivos justificados y residentes.
Un detalle importante es que hay factores que cambian a diario, como la prevalencia de la enfermedad en origen o destino, es decir, que los controles pueden ser más o menos estrictos en función del momento. Antes de hacer la maleta tendremos que conectarnos al centro de datos oficial para saber las pruebas que tenemos que hacernos y no solo coger algunas mascarillas de recambio.
No olvidar de otro detalle: no hacerlo bien implica sanción económica.


Deja un comentario

Your email address will not be published.