Maó cede dos pisos para mujeres víctimas de violencia de género – menorca al día
Skip to content

Maó cede dos pisos para mujeres víctimas de violencia de género

Es un servicio de carácter residencial complementario al centro de acogida ya existente, será temporal y contará con un seguimiento técnico

Está destinado a aquellas mujeres que requieren de un espacio de protección.
Está destinado a aquellas mujeres que requieren de un espacio de protección.

Maó contará con dos pisos más para la atención de las mujeres que sean víctimas de violencia de género, así como para sus hijos e hijas, después del convenio que han sellado Consell Insular de Menorca, a través del Servei d’Igualtat, y Ajuntament. El consistorio ha cedido a la administración insular un inmueble de titularidad pública.

El Consell ha detallado que se trata de un servicio de carácter residencial complementario al centro de acogida ya existente, que será temporal y que contará con un seguimiento técnico. 

Está destinado a aquellas mujeres que requieren de un espacio de protección, pero que ya cuentan con un mayor grado de autonomía que les permite pasar a este nuevo dispositivo en el marco de su itinerario integral de atención y recuperación por parte de los profesionales del servicio.

“Así, pues, se configura como un hogar funcional para unidades de convivencia que ya han alcanzado un mayor grado de autonomía”.

El principal objetivo de este servicio es proporcionar un alojamiento que, bajo supervisión técnica, ofrezca atención específica orientada a desarrollar la autonomía personal y la integración social de las usuarias y sus familias.

“El periodo de estancia es de seis meses, prorrogables por periodos de hasta seis meses adicionales siempre que el equipo técnico lo considere justificado y con un máximo de 2 años”, explica el Consell Insular.

Para acceder, deben haber residido previamente en el centro de acogida, haber llevado un proceso positivo y estar dispuestas a continuar con el plan de atención individual establecido.

Además, deben contar con ingresos que les permitan asumir los gastos propios de una vida autónoma y no disponer de vivienda propia donde tuvo su residencia habitual, salvo que el hecho de establecer el domicilio les suponga un riesgo.


Deja un comentario

Your email address will not be published.