El reto del agua en Menorca – menorca al día
Skip to content

El reto del agua en Menorca

Los expertos apuntan a tres consejos para garantizar la mejor gestión posible de este recurso

Debemos darle al agua el valor que tiene.
Debemos darle al agua el valor que tiene.
Aún hoy utilizamos agua de beber para usos de limpieza o riego.

El su libro ‘La nueva cultura del agua‘, Pedro Arrojo ya ofrecía una ponencia en Menorca, invitado por el GOB hace ya algunos años atrás, donde ponía en evidencia que había que abordar la gestión del agua de manera distinta a como se estaba llevando.

El agua se considera diferente según el uso que se le de y, sin embargo, no deja de ser agua. Aunque este recurso es vital, se lo ha infravalorado hasta el punto de consumirlo sin miramientos. Pero el ciclo es más delicado de lo que parece. En Menorca hay el riesgo de padecer problemas por la escasez (sequía), contaminación (nitratos), calidad (infiltración marina) y otros factores.

El trabajo del ingeniero Jose A. Fayas, recopilando artículos que abordan esta cuestión en su libro de reciente publicación ‘La gestión del agua‘, se suma a un debate que siempre está en marcha: ¿qué hacemos con el tema del agua?

Políticamente la pelota está en el tejado de Recursos hídricos, que depende del Govern balear. Integrar dentro del Consorcio de Residuos de Menorca una figura como un estamento insular que permitiera abordar la gestión desde la propia isla fue un tema de debate que no llegó más allá de eso, del debate. España ha sido señalada por Europa por incumplir con el compromiso de solucionar la falta de infraestructuras en el tema del agua, en concreto de la construcción de alcantarillado en zonas de crecimiento o expansión urbanística que a día de hoy siguen con viviendas que tienen solo un pozo que infiltra al acuífero.

Se sucedieron las moratorias hasta que se agotó la paciencia de la Unión Europea en este sentido. Ahora hay que acometer acciones que resuelvan esta situación.
Tres son las soluciones que se plantean para mejorar la gestión de este recurso.

  1. Aprovechar mejor el recurso. Eso pasa por recoger el agua de lluvia y destinarla a usos para los que a día de hoy se utiliza la misma agua que utilizamos para beber.
  2. Ahorrar. Desarrollar toda una verdadera política de sensibilización, o utilizando otras fórmulas que incentiven el ahorro y penalicen el despilfarro.
  3. Mejorar la depuración de aguas sucias y destinarla a infiltrar en los acuíferos para recargarlos y frenar la salinización al nivel freático.

Deja un comentario

Your email address will not be published.