“Sentimientos y realidad política” – menorca al día
Skip to content

“Sentimientos y realidad política”

Un artículo de Jaume Santacana

"La democracia es un espacio compartido donde caben opiniones diferentes y verdades intermedias".
"La democracia es un espacio compartido donde caben opiniones diferentes y verdades intermedias".

Hay quien cree que cuando los sentimientos y las emociones sustituyen a los hechos, a la realidad más próxima en lo político, la democracia se resiente y, en consecuencia, si los políticos sólo se dedican a discutir y a tensar sus posiciones lo que se daña es la convivencia.

Personalmente, no me siento cercano a estas afirmaciones.

Precisamente, opino, que los sentimientos emocionales -incluso alcanzando el mundo de lo pasional- vienen de serie en la constitución humana, que no es una constitución escrita como la ahora tan discutida (y con razón) Constitución Española, sino que se basa en pura ciencia genética. ¿Cómo se puede pretender separar las emociones -que no son más que alteraciones del espíritu, para bien o para mal- de la práctica política cuando resulta que, sin cirugía, el alma humana trabaja, simultáneamente, con los dos elementos; al igual que las personas actúan entre los límites de lo que los catalanes denominan (con tan acierto) el seny y la rauxa, es decir, el sentido común y el arrebato.

La cosa (el problema) está en el hecho de que algunas personas de las que se dedican, profesionalmente, a la política en España -no todas, pero quizás en un 75%- no tienen claro, o no lo quieren tener, que han venido a este mundo para servir al ciudadano. En la Gran Bretaña, para poner un ejemplo del mundo anglosajón, todo aquel que ha sido elegido por el pueblo sabe que toda su dedicación es una acto de servicio, antes que priorizar la ostentación de poder sobre los demás.

La democracia es un espacio compartido donde caben opiniones diferentes y verdades intermedias. La política no debe ser nunca entendida en términos de “amigo”/”enemigo”, sino, en todo caso, de adversarios con los que confrontar ideas y pactar (ese es el verbo) resoluciones que beneficien, absolutamente, al llamado bien común, es decir, a la sociedad en su conjunto. La lucha bien entendida entre políticos debería ser puramente ideológica y no por la ejecución de consecuciones destinadas a mantener sus parcelas de poder.

Dicho esto -y retomando el tema de las emociones y la realidad- pienso que, en una sociedad estable y de buena fe, pueden perfectamente convivir los asuntos emocionales con la práctica que conforma la realidad de las cosas comunes, de aquello que marca el ritmo de la igualdad y el bienestar de todos los ciudadanos. Si la
gente sabe interaccionar sus sentimientos con el ejercicio de lo cotidiano, no veo yo por qué los políticos no pueden trabajar bajo el mismo prisma.

Aquí, el intríngulis de la cuestión estriba en el hecho, demostrado, de la existencia de una multitud de imbéciles que, sin demasiados filtros, se filtra, se infiltra, vamos, en los órganos de poder -de mando que no de servicio- que rige los avatares de la sociedad en general. El porcentaje de imbéciles escabullidos vuelve a reflejar aquel 75% ya descrito anteriormente. Esta gente, los “infiltrados” son los auténticos culpables, responsables, de destrozar la convivencia del pueblo en muchas de las situaciones que deberían ser respetadas por los mandamases del estado, o del ayuntamiento, o de todo órgano administrativo o institución que se precie.

Sería magnífico que nuestros representantes se dieran cuenta de que la política no es más que una simple herramienta de transformación, por lo cual, deberían escuchar más, dialogar más e insultarse menos.

Por ahora, mientras tanto, ver el desarrollo de cualquier sesión corporativa e institucional (ya sea el Congreso, el Senado, los ayuntamientos o aquello tan raro bautizado como Comunidades Autónomas) es de un penoso que tumba al más pintado.

En España siempre ha mandado el clásico “¡a por ellos!”. Desastre.


Comment

  1. … hablando de ese ” a por ellos”, recordemos que fue un llamamiento hecho en forma de exabrupto, recogido y aumentado de manera entusiasta por unos medios, los de la derechona, ávidos de machacar a los rebeldes jefes de tribu catalanes que se habían rebotado, y de paso seguir atizando a los rebeldes jovenzuelos con coleta y rastas del 15M… han sido esa prensa y esos medios que de manera torticera, han avivado un cáncer en la sociedad española, polarizándola mediante cizaña también en las redes sociales, ridiculizando trivialidades, manipulando con la posverdad, engendrando bulos destinados a minar la credibilidad en el adversario político… con el resultado que ahora cualquier españolito/a de a pie al ser preguntado por el exiliado Puigdemont o el preso político Junqueras, no los verán como víctimas, sino como demonios merecedores de ser apaleados antes de que puedan siquiera expresarse… Rufián? a ese ni agua… “el coletas” y su familia? sacarlos a la fuerza y dignos de lo peor en plaza pública jaleados por las masas… y por un diputado que tenemos representante de la discapacidad, que mis progenitores me educaron en respetar y nunca insultar, mirad ahora las redes sociales en qué han convertido a furiosas masas de energúmenos con Echenique… Es cierto que en la política entran los sentimientos, pero lo que han hecho ese sector de los medios de comunicación de masas y sus trolls, bien untados por los poderes fácticos durante éstos últimos tiempos, ha sido entrar como un elefante en una cacharrería y estropearlo todo… yo al menos sé muy bien quiénes son los responsables, y no son las víctimas que he citado… el “a por ellos” será digno de estudio en las universidades del futuro como movimiento desestabilizador a gran escala, propugnado por seres despreciables desde las cloacas, bien envuelto para impregnar la sociedad española de mal rollo y animadversión… penoso

Deja un comentario

Your email address will not be published.